Mía

Crianza con apego: Pros y contras

Se debe acompañar a los hijos en su desarrollo potenciando sus capacidades y no sus inseguridades.

Crianza con apego: Pros y contras. Foto: static2.bebesmundo.com

Crianza con apego: Pros y contras. Foto: static2.bebesmundo.com

La Razón (Edición Impresa) / Andrea Azcui A. / La Paz

00:00 / 30 de abril de 2015

Los padres buscan siempre, casi por instinto, tender fuertes lazos con sus hijos, sobre todo la madre, que desea asegurarse de que su niño esté constantemente protegido y fuera de peligro. Pero si el cuidado se convierte en una obsesión resulta contraproducente para los vástagos.

“La crianza con apego busca asistir el crecimiento con empatía y el acompañamiento de las necesidades de los niños. Los padres deben ponerse en lugar de los pequeños, pero siempre con límites, no hacer lo que los niños quieran sino mostrarles sus capacidades, ayudarles a desarrollarlas y siempre estar al tanto de sus requerimientos, tanto físicos como emocionales”, explica la psicóloga Alejandra Porcel.

La psicoterapeuta familiar Sherezada Exeni precisa que existen varios tipos de apego. La crianza con apego seguro es la más sana ya que hace que el niño no dependa emocionalmente de una sola persona y que no tenga miedo a desarrollar su propia identidad. “En la crianza con apego seguro se le da al bebé contención emocional, es decir se atienden sus necesidades emocionales, pero a la vez se le brinda seguridad, no de manera sobreprotectora, para hacer sus cosas por sí mismo”, dice Exeni.

Aclara que actos maternales como llevar al niño en brazos constantemente o prolongar la lactancia no son positivos o negativos en esencia, pues el efecto dependerá de la actitud con que sean practicados. Puede haber mamás que lo hagan porque les encanta, lo que es muy sano, pero hay otras que lo hacen por angustia, por miedo a que pase algo malo con el niño, y esta sensación se transmite.“Si es por amor todo esto es positivo, pero si es por ansiedad el mensaje que recibe el niño es negativo”, advierte la especialista.

Porcel indica que no está mal mimar al hijo, alzarlo o amamantarlo, pero hay que dejar que ellos desarrollen sus capacidades y la labor de los padres es acompañar este proceso a medida que crecen. Por tanto, deberán aprender a manejar sus angustias, ganar seguridad y transmitírsela a sus vástagos, sin dejar que éstos hagan lo que quieran.

Tiempo

Pasar tiempo de calidad con los hijos y hacerles saber que son importantes para sus padres es clave.

Límites

Se debe poner a los niños límites para que desarrollen mejor la conciencia de lo que está bien y lo que está mal.

Respeto

Es vital respetar al niño como a un individuo, respetar sus ritmos de crecimiento, horarios, ideas y necesidades.

Fuente: Alejandra Porcel (Psicóloga/[email protected]) Sherezada Exeni (Psicoterapeuta Familiar) 

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia