Mía

Deja que tu hija viva su edad

Permitir que desde pequeña luzca como una mujer es riesgoso.

Deja que tu hija viva su edad. Foto: Pedro Laguna

Deja que tu hija viva su edad. Foto: Pedro Laguna

La Razón (Edición Impresa) / Andrea Azcui A. / La Paz

00:00 / 02 de abril de 2015

Niñas y  adolescentes excesivamente preocupadas en su aspecto, la manicure, el peinado y la ropa de moda —incluidos bolsos y tacones— debe llamar la atención de sus padres. El que sean pulcras y detallistas no está mal, pero hacerles creer que comportarse como una mujer adulta está bien, conlleva un alto riesgo. Todo tiene su tiempo.

Este fenómeno se conoce como hipersexualización y es motivo de un amplio debate. Un informe mandado a elaborar por el Gobierno británico ya en 2001 lo define como: “la sexualización de las expresiones, posturas o códigos de vestimenta considerados demasiado precoces” para las niñas, según el sitio bebesymás.com.

La sociedad está llena de imágenes sexualizadas, basta con mirar la Tv, internet y la publicidad. La psicóloga Pilar Manríquez afirma que la primera forma de prevención empieza por casa, donde las niñas tienen a la mamá como el ejemplo a seguir: si la mamá vive libre de este patrón, la hija también lo hará. Además —añade— hay que recalcarles siempre que su ropa se debe adecuar a su edad, al igual que los juguetes y la tecnología que usen. “Las niñas que viven apresuradamente corren el riesgo de tener una vida caótica e inestable”, alerta la psicóloga, quien aconseja inculcarles amor y respeto por su cuerpo a medida que se desarrolla.

En criterio de Manríquez, la adolescencia se ha adelantado. “Como madres o padres debemos ofrecer a nuestros hijos una guía sólida y acompañamiento continuo, analizar con ellos sus opciones, las posibles consecuencias de sus decisiones y en algún caso dejarles experimentar para que aprendan a tomar decisiones importantes”.

Su colega Marcelo Pacheco reflexiona sobre lo importante que es establecer límites. “Si la niña o preadolescente se sube a la cabeza de los papás e impone sus reglas de conducta en cuanto a vestimenta es porque cuando era más pequeña ellos no supieron establecer límites sobre lo que está prohibido, qué se puede negociar y qué se puede hacer libremente”.

Los papás posmodernos —continúa— no necesitan una hija cuyo único talento sea estar entre las finalistas de un concurso de belleza sub 14.

Pacheco aconseja reforzar sus habilidades y no su aspecto físico, advierte que últimamente las adolescentes con edades entre 11 y 15 años están muy pendientes de su imagen.

“Enséñale que se puede obtener mayor atención (de los chicos, que es normal a su edad) a partir de proyectar el atractivo físico con inteligencia más que con exhibicionismo”, asevera Pacheco.

Fuentes: Marcelo Pacheco (psicólogo y docente de la Universidad Salesiana), Pilar Manríquez (psicóloga esperta en niños y adolescentes) y bebesymas.com.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia