Mía

Detecta microftalmia a tiempo

Debe llamarte la atención el tamaño de los ojos de tu bebé. Si uno es más pequeño que otro, acude a un especialista

La Razón (Edición Impresa) / Mariana Pérez

00:00 / 02 de enero de 2014

Observar con detenimiento el rostro de tu bebé, pues te puede ayudar a detectar la microftalmia, una anomalía que se presenta cuando uno o los dos ojos no se desarrollan de forma inadecuada en el vientre. Así le sucedió en La Paz a Ivette López Palacios, una mamá que primero notó una hinchazón en el ojo izquierdo de su recién nacida y después confirmó la disparidad: un ojo era más pequeño que el otro.

El iris también se torna más pequeño y, a la primera consulta con un especialista, te informará que no hay solución. Ante esta situación, lo primero que hay que hacer es mantener la calma, aconsejan tanto Ivette como los especialistas. Si bien esta afección es poco conocida y compleja, los avances tecnológicos permiten que el problema estético pueda remediarse con intervenciones.

La microftalmia es un mal congénito. En el caso de Ivette, era su segundo embarazo y nadie en su familia ni en la de su pareja había presentado la anomalía.

¿Qué hacer en este caso? ¿A quién recurrir? ¿Se debe buscar ayuda en el exterior? La primera pediatra oftalmóloga a la que acudió Ivette fue “muy dura. Le diagnosticó la pérdida de visión en el ojo izquierdo y no nos brindó más información ni solución alguna”, cuenta.Insatisfecha, la mamá buscó más opiniones y valoraciones de forma inmediata. Lo ideal en esta situación es tomar acción con prontitud para que se pueda intervenir al niño con efectos óptimos. “Si bien no hay forma de prevenir este mal ni de que se recupere la vista de ese ojo, sí se puede hacer una rehabilitación estética”, sostiene la oculoplástica vía lagrimal y órbita, Jimena Arce.

Y es que por más que parezca un caso raro y no haya registros oficiales sobre este mal, lo cierto es que la microftalmia se presenta con mayor incidencia de la que se piensa. Arce comenta que esta gestión, solo ella atendió nueve casos similares, cuatro unilaterales (en un ojo) y cinco bilaterales (en los dos). “Es casi un niño por mes”, expresa la especialista.

Hallar un médico entendido sobre la anomalía es importante. A la niña de Ivette, por ejemplo, le hicieron estudios genéticos y un análisis de cariotipo para reconocer los cromosomas causantes del problema. Cuando el mal no es tratado a tiempo puede dejar secuelas negativas relacionadas con la autoestima, pues al crecer, los afectados además se enfrentan a la discriminación o a las burlas.

Dependiendo del diagnóstico, el especialista podrá realizar la intervención plástica a fin de que el ojo que luce de menor tamaño iguale al que está sano, para lograr así la armonía facial. Eso sí, es un tratamiento largo. Arce explica que las cirugías se deben realizar tantas veces sea necesario, acompañando siempre el crecimiento y desarrollo físico.

La princesa de Ivette, que ahora tiene un año y casi tres meses, fue sometida a su primera cirugía hace unos días. El procedimiento que se le irá aplicando comienza con la inserción de unos expansores orbitarios o conformadores (estructuras plásticas especiales), dice Arce.

Esto se relaciona con el crecimiento de los huesos orbitales; si los conformadores no se aplican cuando el globo ocular está en pleno desarrollo, se pueden presentar asimetrías o deformaciones faciales más adelante. “Por eso, cada vez que la menor crezca, los expansores orbitarios quedarán sueltos por su tamaño, y ahí será necesaria una nueva operación”, continúa la especialista. No está demás citar que el 90% del crecimiento orbitario se completa a los cinco años.

Prótesis ocular

Según el portal especializado en el tema www.protesisoculares.com.ve, los expansores orbitarios no causarán dolor o molestia, pero sí “el globo ocular enrojece de manera alarmante, hay secreción y lagrimeo abundante o el bebé se toca el ojo con demasiada frecuencia”, se debe acudir de emergencia con el médico.

Teniendo en cuenta todos los cuidados necesarios, cuando el paciente termine su crecimiento físico —que va entre los 18 y 21 años—, se retirarán los extensores y se podrá colocar una prótesis ocular estética que reemplace al órgano visual de forma permanente. Se puede dar de esa manera o apresurar el tratamiento. Por ejemplo, a la niña de Ivette le pondrán su primera prótesis dentro de seis meses, cuenta la madre.

Conforme el bebé vaya creciendo, las visitas al especialista disminuirán y su apariencia mejorará. Se trata de un proceso que además depende de los avances tecnológicos, mucha comprensión, paciencia y cariño.Cuidados con la microftalmiaSi bien esta anomalía no se puede prevenir —en teoría, puede darse por la variación en un cromosoma o la mutación de un gen—, Arce ha conversado sobre el tema con otros colegas y no descarta que el problema congénito radique en la exposición a factores ambientales, relacionados con la contaminación y químicos. Probado o no, lo cierto es que una vez que se detecta, el trabajo de los padres se debe enfocar en cuidar el ojo sano y en cumplir el tratamiento de los expertos.

La estimulación temprana es una buena opción. Ivette cuenta que practica bastante con el ojo de la pequeña que sí desarrolló porque le ayudará a provocar y potenciar la atención visual. También le suministra vitamina A y, cada vez que salen a la calle, la protege del sol, el viento o la polución, sobre todo en el área ocular. Son tareas que requieren tiempo, dedicación y mucha energía, pero que no se comparan con el deseo de su madre de verla sana y fuerte.

“Resulta impactante conocer sobre el mal y enterarse de que tu bebé perderá la visión en un ojo”, dice Ivette, por lo que comparte su experiencia para que otras madres estén siempre alertas.

Concepto

En la microftalmia, uno o ambos ojos se encuentran notoriamente más pequeños que lo normal. Puede asociarse a muchas otras anomalías oculares como, por ejemplo, la catarata, el glaucoma, la aniridia y el coloboma (todopapas.com).

Solución

Las prótesis oculares ayudan a enfrentar posibles trastornos psicológicos que le pueda ocasionar la pérdida de un ojo, brindar solución al aspecto estético, contrarrestar el hundimiento parpebral y restablecer el movimiento del o los párpados del afectado.

Cuidados

Sin el cuidado adecuado, las personas con microftalmia pueden desarrollar otras anomalías ópticas como cataratas y/o apertura reducida del ojo, microcórnea congénita pequeña y/o curvatura pronunciada.

Fuente:  Jimena Arce. Oculoplástica vía lagrimal y órbita, todopapas.com, www.protesisoculares.es, www.protesisoculares.com.ve

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia