Mía

Ejercicios en el tubo para bajar de peso

La disciplina pasó del ‘table dance’ al gimnasio y ahora es un deporte y una terapia emocional.

La Razón / Víctor Quintanilla / México DF

00:00 / 02 de febrero de 2012

Sus manos sujetan con firmeza el tubo de acero de tres metros que une piso y techo. Mantiene su cuerpo en posición vertical. La fuerza de sus brazos es el impulso que le permite despegar los pies del suelo y girar suavemente alrededor de la barra metálica. A los cinco minutos de empezar, las mejillas sonrojadas y el sudor en la frente evidencian el desgaste físico.

“Siempre y cuando mantengas tu centro de gravedad lejos del tubo vas a girar”, asegura Janis White, instructora de pole fitness de Gravity Studio, en ciudad de México, tras ejecutar los movimientos básicos del método de acondicionamiento físico que convoca cada vez a más mujeres en el mundo.

Alta y de complexión gruesa, Jezabel Olmos no pudo dedicarse a la gimnasia ni a la danza. Entonces descubrió el pole fitness como una alternativa que luego quiso compartir. “Es un sistema con el que logras, por medio de palancas y puntos de presión, hacer acrobacias que combinas con pasos de baile”.

Su interés la llevó a capacitarse fuera de México, su país natal. Se certificó como instructora en Londres (Inglaterra) y Las Vegas (Estados Unidos). En 2007 fundó Gravity, la primera escuela de pole fitness en tierras mexicanas y el primer sistema de franquicias de esa disciplina.“Recibimos cerca de 15 solicitudes diarias de franquicia”, menciona.

El pole fitness se asocia comúnmente con los table dance, clubes nocturnos donde mujeres que practican el pole dance se desnudan mientras bailan alrededor de un tubo. Jezabel se empeña en difundir la diferencia entre una actividad y otra. “El pole fitness tiene un grado de acrobacia mucho más elevado y requiere mucha más fuerza, control, un poco más de agilidad y trabajo. El pole dance puede practicarlo cualquier persona sin tener un nivel de acondicionamiento”.

Así, la imagen de Gravity al público es la de alumnas que no usan tacones ni tangas. “Es como ir al gimnasio, donde vas con top, shorts, blusas e incluso zapatos deportivos en los primeros niveles”, detalla Jezabel.

Autoestima y prejuicio

El ámbito profesional de Janis, una de las 15 instructoras de Gravity, es la publicidad, terreno dominado por hombres. Al principio, recuerda, tuvo que dar muchas explicaciones a sus colegas sobre su incursión en el pole fitness. “No usamos estolas de plumas, oscuridad ni música sexy. Nos dedicamos al ejercicio, el acondicionamiento físico y, en base a eso, a crear bienestar emocional”.

Cuando era niña practicó gimnasia olímpica, pero luego se alejó de todo tipo de ejercicio físico por 20 años. Hace dos que supo de las clases de pole fitness y decidió tomarlas. “Llegué sin fuerzas, sin condición física y con 10 kilos de más encima (…). Que mi cuerpo se acostumbre a un ejercicio que requiere tanto esfuerzo fue difícil”, recuerda.

En el pole fitness se utilizan todos los músculos del cuerpo al mismo tiempo. “Tenemos diferentes niveles y cada uno tiene movimientos distintos.

Progresamos de acuerdo con la biomecánica del cuerpo. Haces un ejercicio hoy y mañana otro, pero debe haber una secuencia porque uno te prepara para el que sigue. No puedes voltearte de cabeza si no has obtenido el control de otro movimiento que te permita saber dónde está tu cuerpo cuando estás volteada”, explica Jezabel. Cualquier persona puede practicar la disciplina, a menos que tenga alguna condicionante que se lo impida, como una rodilla operada o problemas de columna.

Janis observó resultados rápidos y visibles, no sólo en lo físico sino también en lo emocional. Eso la motivó a tomar clases dos a tres veces por semana. “Nuestras clases son en realidad porras, todas nos echamos porras cuando nos sale algún movimiento. Te ayuda emocionalmente, sientes que la gente te ve, apoya y respeta”. Con el tiempo, la experiencia la llevó a pasar de alumna a instructora.

La vivencia de Estefanía Fernández fue similar. Tomó su primera clase en septiembre de 2010. “Me pareció difícil porque tenía mucha fuerza en las piernas, pero tenía débiles los brazos. Conforme te vas haciendo fuerte, los ejercicios son un poco más fáciles. Todas las inversiones y acrobacias tienen un grado de dificultad, pero empiezas a tener noción de tu cuerpo y ya sabes qué hacer, cómo te atoras, de dónde te puedes agarrar y de dónde no”.

La ahora también instructora afirma que el pole fitness permite bajar de peso y fortalecer el cuerpo. En el aspecto personal, “soy una persona mucho más segura con respecto a mi cuerpo y eso se refleja en la actitud, en todo”. Química de profesión, Estefanía destaca la experiencia de convivir con mujeres que, aunque diferentes, se sienten igual de bien ejercitándose en el tubo.

Alumnas e instructoras —o la “Legión del Vuelo” como las denomina Jezabel— han construido una estrecha relación. “Siento que la gente que disfruta de hacer esto somos como cómplices. Todas tenemos una especie de secreto que nadie sabe, nos volvemos un grupo muy cercano por lo mismo”, expresa Janis.

Para Jezabel, las clientes de Gravity, en su mayoría ejecutivas, obtienen seguridad en sí mismas. “Hacen cosas que antes no se atrevían a hacer; toman actitudes que no creían poder tomar; se hacen más valientes, fuertes, intrépidas; tienen menos límites o alcanzan sus metas mucho más rápido. En realidad es una terapia que te hace más fuerte física y mentalmente”.

Orígenes

La disciplina surge en el uso del tubo gimnástico (mallkhamb) y el pilar gimnástico (mallastambha). Ambos se emplean desde hace más de 250 años para practicar yoga, aumentando la fuerza y el volumen muscular.

Evento mundial

El Salón Cuervo, ubicado en la zona de Polanco de México DF, recibió a 11 performers de México, Estados Unidos y Canadá en la segunda edición del Gravity First, evento que promueve La disciplina del pole fitness.

Precios

El costo promedio de los cursos de pole fitness oscila entre 2.400 y 3.500 pesos (240 y 350 dólares aproximadamente) por cada nivel, que consiste en ocho clases de una hora y media de duración, una vez por semana.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia