Mía

Emociones que afectan en las dolencias físicas

El lograr una mayor inteligencia emocional  ayuda a mejorar nuestro estado de salud y también a incrementar nuestra autoestima.

Cuerpo y alma. Foto: Internet

Cuerpo y alma. Foto: Internet

La Razón / Érika Ibargüen Ayub / La Paz

00:00 / 22 de noviembre de 2012

“De amor nadie se muere”, reza el adagio popular. Sin embargo, el dolor causado por una desilusión, demasiada presión emocional, el hecho de haber perdido a un ser querido, el estrés o la ansiedad puede afectar de forma determinante a la salud.

Según Raúl Job Cordero Bustamante, fisioterapeuta, entre las enfermedades más frecuentes que se presentan en las personas que atraviesan esta etapa están la artritis, la artrosis y el síndrome de Guillain-Barré-Landry (trastorno neurológico autoinmune que ataca a una parte del sistema nervioso).

“La mala alimentación, la fibromialgia (ciática, lumbago, inflamación del nervio trigémino), la neuralgia, las deficiencias endocrinas adquiridas (diabetes), los desórdenes gástricos, los desórdenes alimenticios, la obesidad, el sobrepeso, la falta de peso y otras son males que afectan a quienes se dejan llevar por este tipo de dolores emocionales”, dice el experto.

Salir adelante

“No es posible tener la seguridad de que nuestros padres, hijos, hermanos y nosotros mismos evitemos sufrimientos, problemas o pérdidas que nos causen dolor, pero lo que podemos cambiar es la manera de ver la vida”, aconseja la psicóloga Sonia Delgado.

Lo primero es tomar conciencia del mal que nos aqueja, darnos cuenta de que no siempre tendremos lo que queremos, aceptar la situación que nos toque vivir —sin entrar en la mediocridad ni el conformismo— y valorar cada minuto de nuestra vida. “Tener pensamientos positivos es el primer paso para una mejora. Lo siguiente es buscar ayuda, tomar terapias que logren liberar más rápido el estrés y todas las cargas emocionales, ponerse metas a corto plazo fáciles de cumplir y aumentar poco a poco el reto para no frustrarnos”, recomienda.

Utiliza frases como “hoy no me enojaré tan fácilmente ante cualquier cosa que salga mal” u “hoy sonreiré más y, cuando me sienta peor, cantaré una canción”. Habrá momentos que no se pueda cumplir el reto con facilidad, pero la práctica constante de estos pequeños ejercicios te ayudarán a convertirte en una persona más fuerte.

El lograr una mayor inteligencia emocional también ayudará  a mejorar tu estado de salud actual y aumentará tu autoestima.

Consecuencias

Los problemas frecuentes en personas que no logran superar el sufrimiento son la falta de atención, el cansancio, la atención dispersa, la hiperactividad, el fracaso estudiantil (en caso de estar en edad escolar) y las malas relaciones sociales, entre otros.

Control deficiente

Lamentablemente, cuando la persona se deja ganar por sus problemas emocionales, no tiene un control efectivo de su cuerpo ni de su salud. Pierde la noción del tiempo que duerme y hasta del número de comidas que consumió durante el día.

Mal funcionamiento

Estos problemas evitan que el cuerpo metabolice adecuadamente los alimentos. No cumple su rol normal de absorber las vitaminas, aminoácidos, proteínas con la misma facilidad como en su estado normal y causa trastornos e incrementos de peso.

Fuente: Raúl Job Cordero Bustamante, fisioterapeuta de Sabu Asociados c/Luis Crespo N° 1930  y Sonia Delgado, psicóloga. 

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia