Mía

Encaje a flor de piel

Las propuestas fueron contrastantes, viajaron desde la frescura y la inocencia hasta lo osado y provocativo. Los creativos de la 67 edición de Intermoda cuidaron cada detalle en las muestras de prendas íntimas.

La Razón (Edición Impresa) / Beatriz Andrade D

00:00 / 17 de agosto de 2017

La pasarela del encuentro Intermoda que se llevó a cabo en Guadalajara, al oeste de México, mostró de todo un poco. La vitrina tuvo un espacio especial para la lencería que de la mano de líneas colombianas, famosas por su diseño y confección de alta calidad, llegó a la pasarela para realzar la figura femenina.

Las propuestas fueron contrastantes, viajaron desde la frescura y la inocencia hasta lo osado y provocativo. Los creativos de la 67 edición de Intermoda cuidaron cada detalle en las muestras de prendas íntimas, siempre a juego, en tonos níveos y ébano, sin dar cabida al color. 

Solo colores clásicos, discretos, minimalistas como blanco, negro y nude. Con esa paleta los conjuntos mostraron un fino trabajo y un acabado perfecto gracias a los encajes y las telas mate y brillantes. Pero, lo que no faltó fue la sensualidad que despiertan las transparencias.

Sobre gasas y tules, diferentes diseños, en especial florales, treparon como hiedras los cuerpos de la mujer, enseñando y escondiendo. En ese juego de imaginación, los diseñadores lograron que las prendas íntimas, esas que el buen gusto indica que no se vean, puedan asomarse como parte de un outfit. De ahí que algunos brasier llevaron tiras formando los famosos bralettes, apropiados para distraer en escotes profundos.

En la pasarela y para el show, la estética impuso guantes y capas; tiaras y coronas florales, además de tacos altos y plumas, un derroche de sensualidad y elegancia.

CON DATOS DE: INTERMODA, EFE.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia