Mía

Evita que tu mejor amigo sufra de soledad

Enseña a tu mascota a tener momentos a solas, teniendo cuidado de que no sienta que la estás abandonando.

Evita que tu mejor amigo sufra de soledad. Foto: http://www.fondosni.com/images/ 2013-06-12/perro%20viendo%20por%20la%20ventana-807755.jpg

Evita que tu mejor amigo sufra de soledad. Foto: http://www.fondosni.com/images/ 2013-06-12/perro viendo por la ventana-807755.jpg

La Razón (Edición Impresa) / Andrea Azcui A. / La Paz

00:00 / 20 de noviembre de 2014

Las películas no exageran: los perros son seres muy sensibles que sufren soledad cuando su familia se ausenta por cualquier motivo. Cuando están acostumbrados a la compañía y de pronto ésta no está, se angustian y se deprimen, al punto de destruir el lugar donde viven, llorar desconsoladamente o dejan de comer hasta morir de depresión.

En el caso de que el perro sea diagnosticado con ansiedad por soledad o depresión, se debe comenzar con un tratamiento que elimine sus conductas y sentimientos negativos. “Para evitar esta angustia y estrés en tu animalito, debes comenzar un proceso de desapego, y conseguir que se acostumbre a periodos de ausencia tuya”, recomienda la veterinaria Mariana de la Peña.

Para esto empieza ausentándote periodos cortos, dejando a tu mascota en algún lugar de la casa y yendo a otra, regresando en cortos periodos de tiempo y luego aumentando los lapsos gradualmente. “Cuando salgas realmente de casa, procura no hacerlo por mucho tiempo. Hazlo de forma gradual, para generar una costumbre en él. Cuando salgas no te despidas, solo dile vuelvo en un momento: hazlo sentir seguro: Puedes dejar la Tv o la radio encendida, así no sentirá un silencio total en la casa y se sentirá acompañado”, agrega.

Cuando retornes, no lo saludes con efusividad. Es posible que salte y ladre, pero con voz serena dile: ‘calmado amigo, acá estoy’, dale una caricia. Esto hará que tu salida y retorno sea una rutina diaria”.

Por su parte, la veterinaria Gloria Rodrigo recomienda, además, dejar el alimento suficiente para cuando la mascota sienta hambre y algún objeto de distracción, como un juguete especial para su especie. “Al regresar debes recompensar su tiempo de espera con mimos, jugando o saliendo a pasear con ella siempre y cuando tenga las vacunas y no corra riesgo de contagiarse alguna enfermedad en el ambiente, así tu mascota se sentirá importante y reconfortada tras tu ausencia”, expresa.

Fuente: Mariana de la Peña y Gloria Rodrigo (veterinarias)

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia