Mía

Fortalece a tu hijo para enfrentar las burlas

La autoestima alta es primordial para que las críticas no afecten su valía. Esa confianza se crea con amor, aprobación y también con límites.

Fortalece a tu hijo para enfrentar las burlas. Foto: Dreamstime

Fortalece a tu hijo para enfrentar las burlas. Foto: Dreamstime

La Razón Digital / Andrea Azcui A. / La Paz

00:00 / 19 de noviembre de 2015

Muchas veces los niños sufren agresiones verbales de sus compañeros, son blanco de críticas o burlas y no saben cómo reaccionar frente a estas situaciones que pueden dejar huellas emocionales. Entonces,  ¿cómo ayudarlos?

Es importante construir una fuerte autoestima y este trabajo comienza desde bebés. “Hay que enseñarles a quererse a sí mismos y a reconocer que son únicos; inculcarles autoestima, autoimagen, autovaloración y autoconocimiento”, recomienda la psicóloga infantil Pilar Manríquez.

La profesional también sugiere demostrar a los hijos que son aceptados y queridos tal y como son. “Esto facilita que se amen a sí mismos. Así se sienten importantes para su familia, además de protegidos”.

Con esa aprobación, claro que marcando límites de conducta en su formación, se va creando la autoestima. Este valor será lo que defina que un niño se sienta seguro de él mismo y no se vea afectado por chistes y burlas. “Un niño seguro, que se siente amado, puede dejar pasar algunas cosas, puede tomarlas hasta con gracia. Pero si la falta es mayor o constante, también tiene el carácter para poner un alto, hablar del tema o buscar la ayuda de sus profesores y padres.

Esa seguridad se va formando en la interacción familiar y tiene que ver con las personas más cercanas. “Los conceptos que ellas emitan sobre el niño serán determinantes para la formación de su personalidad. Esas personas, en la mayoría de los, casos son papá y mamá,” explica el psicólogo Juan José Vargas.

Las frases como “tú puedes”, “te amo”, “eres capísimo”, etc. hacen que el niño construya una autoimagen de valía fuerte frente a los comentarios de sus pares. Sin embargo, esa fortaleza no significa que no se cuide.

“Es importante enseñarle a defenderse sin violencia, sin atacar, pero sí diciendo las cosas como son”. Explícale que defenderse no es devolver el golpe, sino es hablar y con firmeza decirle al agresor: “No me hagas esto”.

Muchos niños temen enfrentarse a quien los daña y por tanto prefieren callar. Para ayudarlo, recálcale que otra manera de protegerse es que te avise lo que está sucediendo, para que tú le ayudes a resolver el asunto.

En niños pequeños (de dos a cinco años), la molestia por las burlas o críticas de sus compañeros se hace evidente, pues no quieren jugar o piden no ir a la guardería o al colegio.  

En esos casos, conversa con los profesores para que ellos ayuden a conciliar a los niños y refuercen las reglas de convivencia y respeto. “ Si el asunto es más complejo es bueno que los profesores medien entre los padres del niño agresor y del agredido”,  recalca Vargas.

Así puedan dar paso a la reconciliación y armonía.

Fuente: Juan José Vargas, psicólogo clínico ([email protected])  Pilar Manriquez, psicóloga ([email protected])

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia