Mía

Fuego a flor de piel

Las texturas suaves, acolchonadas y tibias de la ropa de cama pueden ser otro detonante para la satisfacción sexual.

Fuego entre parejas.

Fuego entre parejas.

La Razón (Edición Impresa) / Liliana Aguirre.

00:00 / 29 de junio de 2017

A pesar de que el termómetro marque bajo cero, no permitas que la pasión entre tus sábanas se enfríe. Invierno puede ser el mejor momento para que enciendas el fuego del deseo con tu pareja, así lo recomienda la sexóloga Anahí Navarro, la psicóloga Lizette Gallegos y el terapeuta Roberto Peña.

“El grado de deseo es igual tanto en varones como en mujeres. Eso sí, hay una diferencia al momento de motivarlo: a los hombres les basta lo visual, mientras que las mujeres se enamoran y se ‘encienden’ por el oído”, indica Navarro.

No hay duda de que si ella se arregla, viste lencería sexy y se siente atractiva, él quede prendido. Mientras que él deberá utilizar las palabras adecuadas, desde las más dulces hasta las más picantes, para que ella arda en deseo en la intimidad.

Gallegos, desde el aspecto psicológico, explica que hay una serie de factores que desatan el fuego en las parejas que van desde lo biológico hasta lo emocional. “Cabe comprender que más allá de consolidar el acto sexual es muy importante una fase de intimidad en la pareja para disfrutar más de la sexualidad, que ambos se sientan deseados e importantes”. Por ello crear ambientes adecuados y románticos son uno de los mejores alicientes para el amor, como una cena con alimentos calientes, una visita a un hotel con chimenea o ver una película erótica envueltos en una cobija abrigada.

Roberto Peña, terapeuta familiar y de parejas, dice que el frío de esta época es un gran aliado para tener la cama caliente. “Permite una cercanía corporal que brinda bienestar al encontrar calor en el otro y el acercamiento también es emocional, lo que deriva en el físico. Esto, a su vez, puede generar que la pareja explore su sexualidad a plenitud”.

Las texturas suaves, acolchonadas y tibias de la ropa de cama pueden ser otro detonante para la satisfacción sexual. “Lo táctil motiva a ambos sexos al disfrute por la existencia de sensibilidad gracias a las terminaciones nerviosas de la piel. Acariciar y ser acariciado en la intimidad y en las zonas erógenas encienden fuego”, señala Peña.

En él, esas zonas son la oreja, el cuello, la nuca y, claro, el área de la pelvis. En ella, las áreas que la preparan son la parte frontal y la parte trasera del cuello, que son las zonas más sensibles en el cuerpo femenino, describe el sexólogo Álex Greco. “No olvides el área del ombligo”. Así, con esta guía, derrite el hielo con el fuego a flor de piel.

Temperatura entre dos

  • Mantener relaciones ayuda a disminuir el riesgo de padecer enfermedades respiratorias en épocas frías.
  • La Universidad de Alaska hizo investigaciones que dicen que en invierno el deseo sube.
  • Según esos estudios, en el frío, los hombres tienen atracción por el cuerpo femenino.
  • El invierno no es un momento para que baje la libido. Al contrario, el frío puede incentivar el contacto físico y la exploración de nuevas caricias íntimas.
  • Más que lo climatológico, lo determinante en el deseo es el amor   y la confianza entre la pareja.
  • El calor humano es suficiente para controlar el frío que siente el cuerpo en bajas temperaturas.
  • Un estudio realizado por la Universidad de Harvard especificó que de 114 hombres y 100 mujeres evaluados, el 80% disfruta de su sexualidad más en invierno por la necesidad de calor.

Lizette Gallegos (psicóloga), Anahí Navarro (sexóloga), Roberto Peña (terapeuta) y Álex Greco (portal seducesiempre.com).

Fotos: www.saludbutrageno.es y www.frenadol.es.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia