Mía

Ghosting, un adiós sin explicaciones

Quienes “desaparecen”, por lo general son personas que tienen miedo al conflicto y tratan de evitar los enfrentamientos.

Ghosting, un adiós sin explicaciones. Foto: Dreamstime

Ghosting, un adiós sin explicaciones. Foto: Dreamstime

La Razón (Edición Impresa) / Erika Ibargüen / La Paz

00:00 / 24 de diciembre de 2015

De pronto tu pareja desaparece. No te llama, no te escribe, no contesta mensajes ni llamadas, ni siquiera envía un chat para informarte que la relación terminó.

Si pasas por esta situación, entonces eres víctima de lo que en inglés se llama ghosting, término que se traduce como “hacerse el fantasma” y que ha ido ganando popularidad, sobre todo entre adolescentes y jóvenes ya que esta generación mantiene relaciones de pareja casi tecnológicas pues comparte vínculos vía redes sociales como Facebook, Twitter, WhatsApp, Viber, Instagram, entre otros, que han ocupado la comunicación cara a cara.

Quienes “desaparecen”, por lo general son personas que tienen miedo al conflicto y tratan de evitar los enfrentamientos, en especial si deben hablar de temas delicados y de frente como el ponerle fin a una relación.

Según una publicación de la cadena ABC en su artículo Ghosting, cómo romper una relación de pareja sin dar la cara, esta palabra se asocia a Ghost, la célebre producción fílmica que en 1990 protagonizaron Demi Moore y Patrick Swayze y que no tardó en convertirse en un verbo coloquial en Estados Unidos para describir el final de una relación romántica ignorando los intentos de reconciliación del “abandonado”.

Este tipo de corte no solo se experimenta en países lejanos, también en Bolivia y para la psicóloga Pilar Manrríquez, las personas que aplican este método en una ruptura sentimental lo hacen porque se sienten inseguras. “Es gente que no enfrenta los problemas, por eso dan por terminada la relación y escapan por la ventana, no salen por la puerta como debe ser”. La especialista considera que es un escape fácil y poco valiente que llevará al “fantasma” a actuar igual en otras situaciones de su vida que requieran madurez.

Su colega Mónica Soliz sugiere atacar el problema de raíz, y recomienda a los padres enseñar a los niños a asumir las responsabilidades de sus decisiones y sus actos, a dar la cara y enfrentar las situaciones adversas. Lo mejor es hablar de frente, decir los cosas sin herir a la otra persona, dándole la oportunidad de que responda, se defienda o diga lo que siente, así todo queda claro entre los dos, afirma Soliz.

“Los mensajes deben servir para otro tipo de situaciones urgentes en las que no hay tiempo de verse cara a cara o cosas más livianas que no afectan al otro, pero no para comunicar situaciones que cambiaran tu vida”, sostiene la psicóloga.

“Parece que en la era virtual, el estar ocultos tras las pantallas de los teléfonos hace que resulte sencillo el acabar las relaciones sin dar ningún tipo de explicación”, se lee en el portal de la cadena BBC. Una nota publicada en este sitio advierte de los riesgos de establecer vínculos virtualmente. “Pasamos mucho tiempo socializando a través de las tecnologías y compartiendo la vida privada en las redes sociales, y cada vez nos sentimos más incómodos con el contacto interpersonal”, asegura la psicoterapeuta Elisabeth LaMotte.  

Si ya es incómodo, decepcionante y hasta doloroso el que te digan adiós, la sensación se incrementa si lo hacen con un mensaje o peor aún si la persona desaparece sin decir o escribir nada. Según LaMotte, cuando se analiza la psicología de quienes practican el ghosting, en algunos casos se ve que han sido heridos por gente que consideran más importantes que ellos mismos o que han sufrido rupturas de relaciones que no han procesado correctamente.

Para la víctima del ghosting puede ser una experiencia terriblemente dolorosa, más si tiene autoestima baja. “La persona tardará en asumir que todo terminó y constantemente buscará las causas, finalmente se echará la culpa de la ruptura y pensará en que fue ella la que falló”, dice Soliz.

Por tanto, si acostumbras a terminar una relación así, reconsidéralo. Y si has sufrido esta situación, elige bien a tu próxima pareja. Es importante cerrar un ciclo para empezar otro, sea de un lado o del otro y para ello es fundamental dejar los fantasmas en el pasado.

  • Tiempo

Si pasas por una situación similar, pon un plazo de unos días. Si no tienes respuesta, da la relación por concluida sin remordimientos y sin mirar atrás.

  • Aceptación

Aprende a reconocer y aceptar que te topaste con alguien inmaduro e inseguro y que lo mejor fue que la relación terminara, aun cuando haya sido de esta manera.

  • Acción

Si estás esperando que te dé una explicación sobre su larga desaparición, cometes un error. Concéntrate en ti y en reconstruir tu seguridad lo antes posible.

Fuentes: Mónica Soliza (Psicóloga) Pilar Manríquez (Terapéuta familiar)

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia