Mía

Guía rápida para amores de oficina

Pregúntale a tu amigo gay

La Razón / La Paz

04:14 / 15 de noviembre de 2012

Muchas de las cartas que recibo se refieren a romances entre compañeros de trabajo. En algunos casos relaciones formales; en otros, romances pasionales. Cualquiera sea el caso, el cruzar la línea entre colegas puede ser algo complicado. Como tu buen amigo, quiero darte algunas pautas, si es que estás pensando en pasar unas “horas extra” en la oficina.

Ve las señales. Si te gusta alguien en la ofi, no te vayas a clavar en su escritorio de una. Primero, serás la comidilla de la empresa, y segundo, quizá también te conviertas en una molestia para tu compañero. Siempre olfatea un poco el camino, charlando en los pasillos cuando se encuentren, o haciéndole algún cumplido sobre su corbata o su perfume. Si te responde o notas que el agrado es mutuo, sigue. Caso contrario, ríndete antes de hacerte de fama de acosadora en tu propia empresa.

Amores de ‘Happy Hour’. Sales con los colegas un viernes en la noche y acabas a los besos con un colega. ¿Divertido? ¡No! No importa con qué ropa vayas a trabajar el lunes, todos te verán una imaginaria polera con la palabra “fácil” impresa, y esa fama te perseguirá por mucho tiempo.

Cierren la boca. Si estás comenzando una relación con un colega, cierra la boca. Traten de mantener total normalidad en la oficina. Nada de sexo en el almacén o besitos tras las puertas... ok, sólo unos pocos, pero con mucho cuidado, al menos hasta que la relación haya comenzado a ponerse seria.

No, ante todo, ¡no! Si tu colega es casado, si tiene una relación fuera de la oficina o, peor aún, dentro de ella. No importa cuán gruesos sean sus brazos, cuán sexy su sonrisa o cuán grande su carro, ni lo intentes. Visualízalo con letreros de: Peligro, Veneno, Tóxico y ponle tres cruces. ¡No insistas!

Amo a mi jefe. Muéstrate eficiente, llega a trabajar temprano y sé la última en dejar la oficina. Colabóralo, escúchalo y obedécele y hazle algún cumplido de vez en cuando. Gánate su confianza. En algún punto se romperá la barrera de autoridad y lograrán un trato de iguales. Ahí es posible que creen una amistad, si es que él no tiene el mismo interés en ti que tú en él, pero si es mutuo y comienzan una relación que con el tiempo se va formalizando, comienza a buscar trabajo por el bien de la pareja.

Mi empleado favorito. Debes tener mucho cuidado, un mal movimiento podría causarte grandes problemas legales. Sin importar si eres hombre o mujer, el acoso laboral es un delito. Hazle un cumplido por su trabajo o sobre su corbata, sonríele cuando visite tu oficina, abre un espacio de confianza y espera siempre a que él dé el primer paso. Puede demorar mucho, pero tus señales deben ser muy sutiles para cuidar tu prestigio y profesionalismo.

No permitas el acoso. Si tu jefe quiere contigo y tú no con él, párale el coche desde la primera vez. Quizás te cueste un par de semanas incómodas, pero es ése el mejor momento.

El mundo es grande, amiga mía. ¿Por qué buscar a tu media naranja dentro de la empresa? Los amores de oficina muchas veces son complicados. Si te gusta uno o más colegas, quizás necesites salir más y ampliar tu universo social y conocer más gente.

Salvador G te ayuda con los problemas del corazón. Escríbele a mia@la-razon.com

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia