Mía

Hermanos inseparables: ¿es bueno?

Criar a tus hijos en círculos que prioricen sólo a la familia puede dificultar la socialización

Entorno social

Entorno social Foto: Archivo

La Razón / Érika Ibargüen Ayub

00:00 / 26 de abril de 2012

“Mis hijos son inseparables y, como son contemporáneos, se llevan muy bien. Nunca les ha hecho falta algún amigo para compartir ciertas cosas, secretos o juegos. Es más, casi nunca dejan ingresar a otra persona a sus vidas, aunque se trate de algún primo”, cuenta Sonia, la mamá de dos niños y una niña. 

No es malo que las familias vivan esta situación, pero en algunos casos puede perjudicar a los hijos a la hora de tener que desenvolverse en otros escenarios porque no han aprendido a aceptar a personas extrañas, señala el psicólogo Carlos Velásquez.

Si ellos actúan así es porque los papás los crían en un círculo cerrado en el que lo primordial es siempre la familia, explica el especialista. “Se trata de una afiliación fraterna familiar que funciona en un círculo cerrado y nadie puede ingresar”.

En el fondo, según Velásquez, se trata de un miedo transmitido por parte de los padres, en el entendido de que la familia es unitaria y los demás pueden ser considerados elementos de riesgo. “Sólo se tienen a ustedes”, suele ser la frase que predomina en el discurso. Esto provoca que los integrantes, en este caso los hijos, se apeguen entre ellos buscando seguridad que esté garantizada.

Círculo social

Sin que importe la edad, el hecho de que se acostumbren a relacionarse sólo entre ellos puede perjudicar a la larga su desenvolvimiento en sociedad, ya sea en el colegio, en la universidad, a nivel laboral y posteriormente, cuando tengan que conformar sus propias familias. “Esto hace que sus vinculaciones sociales sean cada vez más estrechas. Además, se les hará más difícil el desvincularse de la familia y de los hermanos cuando deban hacerlo”, asegura el profesional.

Es importante ampliar el entorno social porque nadie vive solo en familia en el mundo. Para subsistir uno necesita relacionarse con su entorno, empezando por los compañeros de colegio, de universidad y, en el momento de elegir, tener una pareja. “No será posible que ésta esté apegada al hermano cuando tenga una cita amorosa”, dice Velásquez.

La carencia de habilidades que ellos desarrollen y el miedo a comunicarse con alguien ajeno y desconocido los puede llevar muchas veces a anular su felicidad.

Habilidades

Como padre, ayúdalo a desarrollar sus habilidades para poder desenvolverse en otras facetas de su vida de manera individual. No le transmitas miedos a lo ajeno. Aunque esto muchas veces conlleva riesgos, lo cierto es que siempre estamos expuestos.

Riesgos

Enséñale a manejarse frente a un riesgo enfrentándolo por sí mismo. Propicia otro tipo de actividades en las que cada hijo tenga que estar separado de su hermano, esto para que adquieran independencia. Los espacios individuales ayudarán a que forzosamente intercambie palabras, ideas y socialice con otros.

Confianza

Es importante que les enseñes que los hermanos están para darse apoyo. Pero también debes decirle que hay otras personas que son muy buenas y solidarias y que se puede contar y confiar en ellas, esto para que tus hijos no les teman, ni se acerquen con desconfianza.

Fuentes: Carlos Velásquez, psicólogo.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia