Mía

Idealización y Amor

Cuando alguien te da indicios de que podría corresponder a tu modelo ideal inconsciente, sueles poner en marcha el mecanismo de tu imaginación y le agregas características capaces de hacerlo corresponder al mismo.

El amor es una creación propia y las virtudes que le atribuyes a tu pareja

El amor es una creación propia y las virtudes que le atribuyes a tu pareja

La Razón (Edición Impresa) / Rubén García

00:00 / 14 de enero de 2019

Hoy quiero hablarte de ese proceso tan típico de la etapa de enamoramiento, durante el cual, al igual que una escritora de novelas, construyes un personaje a partir de tu pareja.

En este caso, el amor es una creación propia y las virtudes que le atribuyes a tu pareja, cuando estás en la etapa del enamoramiento absoluto, con frecuencia obedecen más a tu capacidad de construir al hombre que sueñas, que a los atributos reales de la persona querida.

Todos tenemos un modelo inconsciente de pareja, que es la base para nuestra pareja real. La mujer, por lo general, busca a alguien que tenga algo en común con su padre, o por el contrario, si la relación paterna no fue buena, que sea su opuesto.

En cualquiera de los casos, ya sea para ratificarlo o para contradecirlo, el padre es siempre un punto de referencia.

Lo cierto es que, cuando alguien te da indicios de que podría corresponder a tu modelo ideal inconsciente, sueles poner en marcha el mecanismo de tu imaginación y le agregas características capaces de hacerlo corresponder al mismo.

¿Por qué sucede esto? Porque el modelo ideal inconsciente es una especie de molde vacío que te insta a llenarlo; y en tu afán de hacerlo, compulsivamente “cortas de donde sobra y rellenas donde falta”, para que el modelo real se ajuste a tu modelo ideal.

Y debido a que esto lo realizas de manera inconsciente, cuando el tiempo comienza a mostrarte que el modelo real no se corresponde con el ideal, eres la primera sorprendida.

Suele decirse que el tiempo y la convivencia desgastan la pareja, pero esta afirmación no siempre es cierta.

Lo que sucede más bien es que comienzas a ver al otro tal como es y no como tú lo idealizas, confiriéndole virtudes y atributos que posiblemente no se corresponden con él, o que no se corresponden en la medida que lo piensas.

Este es un punto crucial en la relación, cuando casi de manera inevitable, el modelo real y el ideal entran en colisión.

Si has idealizado demasiado es probable que el desajuste resulte muy decepcionante y que la persona que tienes al lado comience a parecerte un extraño.

Ten en cuenta que la desidealización puede ser brusca o paulatina, pero te aseguro que se da de manera inexorable.

Sin embargo, contrariamente a lo que crees, es bueno que esto suceda; ya que no se puede vivir en estado de hipnosis permanente, amando a un espejismo.

A menudo, cuando las parejas logran sobrellevar el proceso de la desidealización, el vínculo se afianza y se hace más sólido.

Por eso, no hay que temerle al momento del fin de la hipnosis amorosa; pero sí tienes que estar preparada.

Debes tomar conciencia de que ese momento llega y que salir de la hipnosis no significa necesariamente que te has equivocado de persona, sino que comienzas a verla desde otro punto de vista, uno más realista.

La característica de todo ser vivo es la transformación constante y la evolución.

Por lo tanto, si tu pareja cambia, es precisamente porque está viva; así que disfruta el proceso de desidealización y deja que el enamoramiento dé paso al amor.

Adelante mujer… ¡tú lo vales!

Rubén García

Coach personal-especialista en problemática de la mujer y de la pareja - www.superarse.net

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia