Mía

Mery Castañeta: ‘El hip hop cristiano me llena el corazón’

‘Pestañita’, una de las bolivianas que  hacen breakdance, quiere inspirar a otras mujeres.

Mery Castañeta. Foto: Pedro Laguna

Mery Castañeta. Foto: Pedro Laguna

La Razón (Edición Impresa) / Liliana Aguirre / La Paz

00:00 / 16 de enero de 2014

 Eres conocida como Pestañita en el mundo del hip hop, ¿por qué te denominan así?

Me llaman así porque tengo las pestañas largas y revueltas. Mis amigas decidieron ponerme ese apodo, que luego usé para presentarme como BGirl (chica que baila breakdance). Como trabajo en un punto de llamadas e internet, de lunes a viernes,  sólo por las noches me reúno en sitios claves de la ciudad con amigas y amigos, para practicar lo que más me gusta: el baile. ¿Cómo surgió la pasión por el  breakdance?

Antes que nada, soy cristiana. En la iglesia conocí a mucha gente, muy linda y comencé a bailar hip hop y aprender más de la cultura de esta tribu urbana. Me volví una apasionada porque descubrí que cuando bailo el breakdance me siento libre, feliz y llena de vida. Soy una Bgirl y doy todo mi esfuerzo para destacar. Esto es un estilo de vida, no es una simple moda. Cuando empecé a practicar, hace más de dos años, cada paso significaba un desafío y decidí bailar para Dios, porque él es todo en mi vida y me da vida.

¿Cuál es la exponente de la cultura que más admiras?

Hay muchas mujeres hip hoperas que me gustan, ahora me viene a la cabeza Ariana Pérez (monitora de funky y hip hop española), una chica que le da alma, vida y corazón al breakdance y la cultura hip hop. Lo que más me gusta de ella es que es cristiana. En realidad, el hip hop cristiano es el que me llena el corazón de felicidad y me pone a bailar, porque es capaz de transmitir el mensaje de Jesús y Dios a los jóvenes del mundo.

¿Qué significa ser una BGirl?

Implica mantenerse en forma, hacer ejercicios y conservar una práctica continua sin fallar para lograr lo que buscamos. Lo más importante en el baile es ponerle todas la ganas, energía e inspiración porque la música se la siente dentro del corazón. Una BGirl tiene que darlo todo en la pista.

¿Qué lugar es ideal para de sarrollar las destrezas de este baile?

Nos ubicamos en las calles para practicar, no hay otros lugares. Hay gente que lo hace en la zona Sur, por San Miguel, mientras otros prefieren la zona Central, por Entel. Yo suelo hacerlo cerca de Pollos Cochabamba, al lado de la Universidad Mayor de San Andrés. Las sesiones son entretenidas porque somos jóvenes y hacemos una actividad muy saludable.

¿Qué le hace falta al hip hop boliviano?

Yo le quitaría algo: mucha gente cree que la cultura hip hop está asociada con el consumo de drogas y alcohol o la delincuencia juvenil y no es así. Eso no me gusta, por eso con la vida que llevo y con mi amor al baile, yo quiero demostrar lo contrario. Somos chicas y chicos que hacen break de la manera más sana, sin ninguna sustancia que mata, y acompañados de Dios, lo más importante: Él es la fuente de nuestra inspiración en la vida.

¿Cuál es la diferencia entre el hip hop cristiano y el tradicional?

Dios es la fuerza para seguir adelante, entonces el hip hop cristiano tiene un mensaje para acercarte a Él.

Y las mujeres, ¿cuánto espacio tienen en el mundo del hip hop?

Conozco a muchas chicas a las que les gusta esta música y cantan y bailan. Muchas de ellas son amigas mías y nos encanta practicar juntas. Algunas son de La Paz otras de El Alto y son muy buenas en esto. La idea es que tengamos más espacios para expresarnos.

¿Qué satisfacciones te ha traído esta actividad?

Me trajo viajes por el país, representar a las BGirls por toda Bolivia y tuve una  serie de participaciones con Red Bull en Chile y Perú. El aplauso de la gente siempre alegra. Además, en el breakdance se puede demostrar que las chicas sí podemos ser muy buenas y con grandes destrezas. A mí me gustaría compartir lo que he aprendido con más mujeres para que el movimiento femenino crezca y practiquemos breakdance. Me encantaría mucho que tengamos protagonismo en el movimiento hip hop y no seamos minoría. Los chicos apoyan a las mujeres en el baile.

Perfil

Mery Castañeta nació en La Paz, tiene 22 años, está casada y se divide, desde hace dos años, entre su trabajo, su hogar y el hip hop. Le gusta vestir la ropa característica del movimiento cultural al que representa.

Creencias

Para Pestañita es muy importante la fe y la religión, así lo manifiesta en el baile y en querer formar grupos de jóvenes y, en especial, chicas que se dediquen al hip hop, pero con un trasfondo religioso. Ella recalca que Dios es la fuente de inspiración para esta actividad.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia