Mía

Pregúntale a tu amigo gay

Mi caso es el siguiente: Estoy saliendo con un muchacho a fin de conocernos y ver qué onda. El problema es que en su pensamiento siempre está su ex.

La Razón / Salvador G. / La Paz

00:00 / 23 de febrero de 2012

Dice que significó mucho para él, pero que ahora es parte de su pasado. Ella ya se va a casar, pero aún sigue llamándolo y pidiéndole cosas. Siempre que pasa algo, él la está defendiendo y contándome cómo era cuando estaba con ella. Eso me molesta, la verdad, pero no sé cómo hacerle entender que a mí sí me gustaría tener algo más con él, pero que si sigue igual terminará cansándome. Es un tipo excepcional y está robándose mi corazón, pero no sé cómo hacer para que entienda que yo quisiera comenzar de cero con él, sin pasados. Yo también sufrí, pero ya perdoné y no quiero volver a sufrir más. Lucía

Salvador G.

Te ayuda con los problemas del corazón. Escríbele a mia@la-razon.com

Hola, Lucía. Lo primero que considero necesario que comprendas es que todos tenemos equipaje. Es decir, todos debemos cargar con el peso de las buenas y malas experiencias y recuerdos, pues varios de éstos definen nuestro comportamiento actual  y nuestra actitud ante varias situaciones.

También es importante que comprendamos que no es regla que dos personas, luego de terminada su relación, tengan que odiarse, agredirse, alejarse o guardarse rencor. Te cuento, por ejemplo, que las dos personas con quienes mantuve las más importantes relaciones de mi vida son grandes amigos míos.

Es decir, el hecho de que mantenga una relación con su ex no necesariamente significa que aún siga enamorado de ella, puede que sean buenos amigos, lo cual, además, habla muy bien de la forma en la que él maneja sus relaciones.

Bienvenida al mundo donde tenemos pasado, las ex se vuelven amigas, las cosas no siempre son perfectas y donde, si quieres probar sabores más intensos que el de un arroz con huevo, tienes que arriesgarte y saber que existe la posibilidad de volver a sufrir. Como escribe Coelho: “Un barco está más seguro en el puerto, pero no es ahí donde pertenece”.

En japonés, la misma palabra utilizada para “problema”, se usa para decir “oportunidad”. Aprovecha el aprendizaje de tu pasado para manejar mejor esta nueva relación. Entrégate. Recuerda que ya viviste una relación en el pasado y la superaste y podrás hacerlo nuevamente. ¡Sé estratega! Acércate a la ex y conquístala a ella también para que sea tu cómplice, en lugar de tu competencia. Muéstrale que no eres celosa y que, al contrario, estás segura de lo que eres y lo que vales.

Complementariamente, de forma sutil y en el momento indicado, cuando ambos estén tranquilos y acaramelados, coméntale que, aunque comprendes que la fulana fue muy importante en su vida y que aún hoy son muy cercanos, preferirías que hable menos de ella. Explícale que comprendes que él te quiere a ti y que ni estás celosa ni quieres que se aleje de ella; sólo es una cosa de chicas.

Créeme, los hombres no somos brutos. Si nos dicen las cosas de la manera correcta, en lugar de ponernos a la defensiva, escuchamos y cambiamos nuestras conductas cuando entendemos que nos estamos equivocando, inclusive aunque no pedimos disculpas o aceptamos un error.

“En japonés, la misma palabra utilizada para ‘problema’ se usa para decir ‘oportunidad’. Aprovecha el aprendizaje de tu pasado para mantener mejor esta relación”.

Salvador G

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia