Mía

Pregúntale a tu amigo gay

Te ayuda con los problemas del corazón. Escríbele a mia@la-razon.com

Salvador G

00:00 / 08 de marzo de 2012

Hace un mes me mudé con mi enamorado, con quien estamos dos años bellos. Nos llevamos muy bien y nunca hubo problemas. Él es vegetariano y yo no, pero nos hemos respetado y, a más de una broma, no pasó a mayores. Pero ahora que vivimos juntos se ha convertido en una película de terror: tenemos un solo refrigerador y él hace cara de disgusto cuando pongo algo de carne allí. Al principio decidí amoldarme a él comiendo hamburguesas de soya y esas cosas, pero me dolió la cabeza y me empecé a sentir cansada por la falta de proteínas. Entonces traje a casa carne, pollo y otros productos similares. Él me mira como si fuese un pecado o estuviese cometiendo un crimen. Yo sé que no lo es, pero me hace sentir mal, como si yo fuese una asesina o una caníbal. He tratado de hablar con él al respecto, pero tiene ideas muy claras sobre este tema. Incluso me ha dicho cosas feas en broma, como que encontró otro cadáver en el refrigerador. Yo me siento muy mal y hasta he pensado en regresar a mi casa, pero también sé que realmente nos amamos. Ayúdame por favor. Carnívora

Querida Carnívora. En primer lugar, tú tienes tanto derecho a comer carne como tu novio lo tiene a que se respeten sus principios vegetarianos. No hay por qué sentirse mal. No cometiste ningún delito y eso debe notarse en todas las acciones que vayas a tomar.

En segundo lugar, debes considerar que la convivencia no siempre es fácil y que, por más larga que haya sido la relación inicialmente, el proceso va a depender de adecuarse a los nuevos espacios y, sobre todo, negociarlos.

Según has explicado, tú eres la que ha tratado de amoldarse a su forma de vida y no la has podido asimilar. No digo que tu novio se convierta en carnívoro, pero le toca ayudarte a poner una solución. Tú no puedes, ni debes, dejar de comer carne sólo porque a él no le gusta. Si cedes en esto, luego será tu ropa, tu maquillaje o cualquier otra cosa, con el pretexto de que es por tu bien.

Te sugiero que busques un momento tranquilo para hablar sobre el tema y que le expliques lo que sientes al respecto. Lo que pueden hacer es buscar alguna alternativa para que tú tengas algún frigobar donde puedas dejar toda la carne o envases herméticos que impidan el paso del olor. Lo importante es que halles un espacio propio para tu individualidad, aunque sea en relación a la comida.

‘La convivencia no siempre es fácil y, por más larga que haya sido la relación inicialmente, el proceso va a depender de adecuarse a los nuevos espacios y negociarlos’.

Tu amigo

Salvador G

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia