Mía

Pregúntale a tu amigo gay

Te ayuda con los problemas del corazón. Escríbele a mia@la-razon.com

La Razón / Salvador G

00:00 / 12 de abril de 2012

Mi problema empezó hace un año. Esteban era mi guía en una práctica de mi instituto y nos hicimos enamorados, pero a escondidas, porque en el lugar de estudios está prohibido tener relaciones con los docentes. La situación se puso muy incómoda porque yo veía que él coqueteaba con las otras chicas y yo no le podía decir nada, pues técnicamente no éramos nada. Todo terminó mal, porque él era celoso y me hizo sentir mal. Yo lo amaba, pero me terminó y dijo que era por mi bien. Ahora que acabé el curso, me ha propuesto que seamos amigos y no sé qué responder, porque lo quiero todavía. ¿Me ayudas?   Mariana

Con gusto comparto algunas ideas que tu carta me inspiran. Espero que te sirvan, pues nada me inquieta más que saber de una chica joven que sufre por un amor mal correspondido. Y me alegro si esa chica, seguramente muy linda y llena de vida, puede detenerse un momento a pensar y tomar decisiones inteligentes.

Por lo que me dices, él no parece una buena persona. No entiendo cómo alguien rompe reglas y luego no se arriesga. Es decir, si él, como profesor guía, sabe que no debe involucrarse con una alumna, pero lo hace llevado por un sentimiento que es superior, qué bueno: porque el amor no tiene por qué obedecer reglas. Sin embargo, él mismo se da el lujo de “coquetear” con otras muchachas, como si no supiese que te hiere. De paso, es celoso y te termina.

Querida Mariana. Haz un esfuerzo para imaginarte el mismo caso, pero como si le pasase a alguien que tú conoces y quieres. ¿Qué le dirías? Es probable que le aconsejarías dejar a ese hombre que no parece valorar el amor que le tienen.

Pero, analicemos su propuesta. Él te ha buscado y te ha pedido que sean amigos. ¿Qué es un amigo? Alguien en quien confiar, a quien contarle los secretos, de quien esperar una palabra sincera... ¿Crees que este guía va a cumplir con todo esto? Algo me dice que no.

Por otro lado, tú dices amarlo. Por esto mismo, pienso que aceptar una amistad solamente te va a hacer sufrir. ¿No es verdad? ¿Qué va a pasar cuando él te presente a una pareja?

Algo que he aprendido con la vida y de darme de tropezones una y otra vez, es que el amor no es un sentimiento ciego. Quizás sí el enamoramiento, pero el amor es lúcido. Uno ama lo que admira, lo que le parece digno de imitar, de seguir. ¿Se puede amar a alguien a quien se le ha visto los defectos más desagradables? Yo creo que no, pero ya digo que la vida siempre te va dando lecciones.

Piensa, Mariana. Piensa en ser feliz. A veces, para serlo, hay que tomar decisiones duras.

‘Algo que he aprendido es que el amor no es un sentimiento ciego. Uno ama lo que admira, lo que le parece digno de imitar, de seguir’

Tu amigo

Salvador G

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia