Mía

¡Quiero entrar en mi VESTIDO!

Para no pasar calores dentro de un traje que te aprieta y es incómodo, apela a la belleza natural con una correcta alimentación.

¡Quiero entrar en mi vestido! Foto: mg528.imageshack.us

¡Quiero entrar en mi vestido! Foto: mg528.imageshack.us

La Razón / Erika Ibargüen A. / La Paz

00:00 / 24 de octubre de 2013

Las ansias y los nervios de saber que la fecha de la boda se aproxima, a veces crea una predisposición a comer sin control, lo que hace que los kilos demás se acumulen en la cintura, la cadera y los brazos, haciendo que la talla inicial cambie considerablemente casi al filo del gran día.

Para evitar esto y para estar radiante en la ceremonia, someterse a una dieta estricta y sana es lo más recomendable, según el nutricionista Boris Calle. Eso sí, debe empezarse por lo menos cinco o seis meses antes de la boda. “Las dietas aceleradas de uno o dos meses son perjudiciales porque generan catabolismo (cuando el cuerpo no recibe alimento, acaba por nutrirse de sus propios tejidos, consumiendo de esta manera el músculo) y sólo se logra perder masa muscular en lugar de grasa”.

Si la novia o el novio tienen un objetivo determinado, deben trabajarlo en un tiempo establecido. “Cada régimen es personalizado, primero se debe evaluar la talla, el peso, la edad y, según los resultados, ver el trabajo físico que necesita, así como la cantidad calórica a consumir”.

Debe tomar en cuenta el aporte de proteínas, carbohidratos y lípidos, además de incluir micronutrientes, vitaminas y minerales. “Los mejores resultados implican un trabajo de más tiempo, evitando grasas por al menos cinco o seis meses, de tal manera que el vestido pueda ser confeccionado unas ocho semanas antes de la ceremonia, porque si la novia engorda o adelgaza en este tiempo, no habrá mucho cambio”, señala Calle.

Fibra, una aliada

Para obtener óptimos resultados, la nutricionista dietista Aideé Fernández recomienda consumir bastante fibra. “Es necesario el aporte de fibra porque mejora el tránsito intestinal al retener agua”. Esta aceleración del proceso de evacuación hace que se absorba menor cantidad de nutrientes —como azúcares o grasas— por lo que la ingesta calórica se verá disminuida, se explica en www.vitonica.com.

Fernández señala que los salvados de cereales (trigo, avena, germen de trigo, semillas de linaza y sésamo), las leguminosas (granos de soya, porotos, lentejas), las nueces, las almendras, las verduras y las frutas son excelentes fuentes de fibra.

Los cereales integrales también son ricos en fibra y beneficiosos para el correcto funcionamiento del intestino y el corazón. El consumo de éstos aportan además vitaminas del complejo B, vitamina E, hierro, magnesio, zinc, potasio, selenio, ácidos grasos esenciales. Es decir, no sólo te mantendrás en tu peso ideal, sino que contarás con los suficientes nutrientes para afrontar con éxito estos días de estrés.

No sólo es la comida 

La dieta no es lo único que ayuda a bajar de peso. El ejercicio es un factor determinante, por lo que se debe preparar una rutina efectiva para mantenerte en forma y desestresarte.

Si pese a ser disciplinada no consigues mantenerte en forma, existen alternativas como la yesoterapia, un tratamiento que moldea la parte del cuerpo sobre la que se aplican las vendas, por lo general: piernas, abdomen, glúteos. Aunque no adelgaza, al menos te hará perder tres o cuatro centímetros para ese día.

La estilista Elizabeth Mansilla recomienda el tratamiento reductor modelador, que se debe aplicar al menos dos meses antes de la boda. “Se lo hace en etapas y por sesiones de una hora y media. Son diez sesiones como mínimo, además dependerá del peso que se quiera perder y de las características de la persona”.

Para éste, se aplican masajes manuales y mecánicos, usando fajas térmicas y plataformas vibratorias por un tiempo determinado.

También está la presoterapia, que consiste en masajes programados que ayudan a comprimir los tejidos ejerciendo presión a través de un equipo especial.Otro es el sistema Vacuum, un método de succión mecánica. “Gracias al procedimiento de succión, la celulitis, por ejemplo, se despega, pues  mueve la grasa localizada”, informa la especialista.Y la electroterapia consiste en la aplicación de varios tipos de ondas y corrientes de intensidad, aumentando la temperatura y la circulación en la zona, mejorando el metabolismo de las grasas, reafirmando la piel y modelando los contornos del cuerpo.YesoterapiaAl aplicar las vendas de yeso lipolítico, este material aumenta de grosor y conserva el calor del cuerpo, logrando potenciar los principios de los compuestos de las vendas y consiguiendo la acción reductora y regeneradora de los mismos. Así se queman grasas localizadas.Mucha aguaBeber bastante agua es saludable. Trata de tomar al menos dos litros de este líquido o infusiones en general. Además de ayudarte a adelgazar, sobre todo si bebes antes de las comidas te quitará el apetito, mejorará tu piel, haciéndola ver más hidratada y joven.

Fuentes:  Boris Calle y Aideé Fernández, Nutricionistas, Elizabeth Mansilla, estilista y especialista en belleza Con datos de:vitonica.com

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia