Mía

Somatización: emociones que enferman

Los eventos traumáticos, las penas, los miedos y los rencores generan estrés y éste causa males físicos cuyo origen es psicógeno, por lo que se llama trastornos de síntomas somáticos, explica el psicólogo clínico Juan José Vargas.

Emociones que enferman.

Emociones que enferman. Foto: Internet

La Razón (Edición Impresa) / Mitsuko Shimose

00:00 / 19 de noviembre de 2017

Te resfrías justo cuando más trabajo tienes?, ¿te duele la garganta cuando tienes que hablar en público? Varios estudios indican que las enfermedades están estrechamente ligadas a las emociones por la conexión que existe entre la mente y el cuerpo. Por eso, “las emociones negativas realmente causan enfermedades. El cuerpo emite una reacción de acuerdo con lo que uno piensa, siente y hace”, afirma la psicóloga Susan Babel, especialista en depresión inducida por trauma.

Así, los eventos traumáticos, las penas, los miedos y los rencores generan estrés y éste causa males físicos cuyo origen es psicógeno, por lo que se llama trastornos de síntomas somáticos, explica el psicólogo clínico Juan José Vargas.

Estos trastornos se ven influidos por una personalidad vulnerable, sensibilidad a molestias o síntomas físicos, además de antecedentes familiares y la genética, dice Vargas.

Para la psicóloga Tatiana Jáuregui, aunque una enfermedad tiene diferentes orígenes como genéticos o congénitos, la parte psicológica y el estrés son precipitantes para que una dolencia dé curso. “Para que la enfermedad se manifieste en el cuerpo, primero tiene que haber una predisposición genética del organismo, como en el caso de la diabetes mellitus”, ejemplifica la especialista.

Cuando alguien tiene esas características, más el estrés, se generan hormonas contrainsulares que activan determinados funcionamientos en el sistema endocrino, que inhiben la acción de la insulina. Con esto, la persona presenta déficit en la absorción y metabolización del azúcar, lo que le genera diabetes, explica.

La relación entre el dolor del cuerpo y el estado emocional es cercana, tanto que, según Vargas, “uno puede agravar al otro; es decir, un dolor (sensación) crea en el paciente una preocupación (emoción)”.

Sin embargo, el origen verdadero de la sensación y de la emoción es el pensamiento, apunta el profesional, ya que si éste se origina a partir de un temor de contraer una enfermedad, esto inmediatamente afecta a la emoción. “El cuerpo habla por nosotros”, enfatiza Jáuregui, ya que los sistemas endocrino y neuroendocrino son los que vinculan la parte emocional con el organismo. “Las emociones son una respuesta psíquica y fisiológica de cómo alguien se relaciona con su entorno y afronta los problemas”.

Sin duda, una manera de tratar las dolencias físicas es con la supervisión médica y a través de un tratamiento. Pero, para conocer las emociones que suman a la enfermedad se puede recurrir a la terapia alternativa. Lo recomendable es ver qué hay en el interior que se muestra en el exterior y no solo tratar el síntoma o esperar que pase con el tiempo, porque puede empeorar y llevar al cuerpo a enfermedades más complejas.

La pionera en el tema es la recientemente fallecida Louise Hay, quien en su opinión y tras sufrir cáncer uterino escribió en su bestseller Cómo sanar tu cuerpo que “el cáncer es la manifestación externa de un profundo resentimiento que ‘devora’ el cuerpo”. Liberarse de ese enojo o de otras emociones destructivas puede ayudar a mejorar la salud física.

Para Jáuregui, el camino es pensar y visualizar hasta encontrar, de manera lógica y coherente, la solución a los problemas que traen emociones negativas, sin subestimarlas o sobrestimarlas.

Algunos síntomas

Corazón.

Como centro y núcleo de las emociones, se asocia a los sentimientos positivos y negativos.

Garganta.

El dolor indica que no se dijo algo; es como tragarse un sentimiento.

Estómago.

Este dolor representa por lo general el miedo inconsciente o la rabia.

Cabeza.

Según la especialista en autoayuda Louise Hay, indican autoinvalidación. El diálogo interno dice: ‘quiero tal cosa, pero no creo que lo logre’.

Cuello.

La poca movilidad indica la imposibilidad de ver en diferentes direcciones, visión rígida y mentalidad estrecha.

Espalda.

Dolor en el área lumbar indica preocupaciones económicas. A la altura de los hombros denota pesos emocionales que la persona lleva.

Alergias.

Indican profundo temor de participar de la vida o de no tener ayuda para independizarse.

Fuentes: susan babel (psicóloga especializada en depresión inducida por trauma / medicinanatural.com), juan josé vargas (psicólogo clínico / [email protected]), tatiana jáuregui (psicóloga / [email protected])

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia