Mía

Supera la etapa del Posparto

Si estás embarazada, no te preocupes que no es una regla que todas las mujeres pasen por una depresión después de dar a luz.

Supera la etapa del Posparto. Foto: Dreamstime.

Supera la etapa del Posparto. Foto: Dreamstime.

La Razón (Edición Impresa) / Erika Ibargüen Ayub. / La Paz

00:00 / 15 de mayo de 2014

La pérdida de apetito o comer en exceso, la tristeza, el llanto frecuente sin ningún motivo aparente, el pesimismo o la ansiedad son síntomas que sienten algunas mujeres después de haber dado a luz. Además pierden energía y, por tanto, ganas de mejorar su apariencia física, señala la psicóloga Mónica Soliz.

“Duermen demasiado o pierden el sueño, tienen falta de interés en el bebé o demasiada preocupación por él, dificultad para concentrarse, trastornos digestivos, dolores de cabeza y hasta falta de interés por la vida misma”, señala el portal paternidad.practicopedia.lainformacion.com.

Según Soliz, esto se puede combatir con terapia, hablando con alguien de confianza, tomando algunos medicamentos, pero sobre todo recibiendo el apoyo familiar. “Puedes empezar por comprender que es una etapa normal en una mujer que ha tenido un bebé, así que puedes hablar con alguien de confianza o con alguna amiga que haya pasado por lo mismo”.

Por lo general, después de que la mujer da a luz a su bebé, siente emociones más intensas, algunas la hacen reír, otras llorar y algunas, simplemente, las dejan sin ganas de nada. Estos síntomas suelen durar hasta tres semanas. Pero si este periodo se extiende, puede que se necesite la ayuda de un psicólogo para sobrellevar esta situación.

“Cuando ella siente que todo lo que le está pasando en ese momento es negativo y nada de lo que aprecia o ve a su alrededor es bueno, hasta el punto de magnificarlo todo, es porque está atravesando por una depresión posparto”, asegura por su parte la psicóloga Sonia Grottret. Esta situación es un tanto peligrosa, tanto para la mamá como para el bebé, porque a veces ella ve el hecho de haber tenido un hijo como algo terrible. En el peor de los casos, la vida del pequeño estaría en riesgo si el mal psicológico de la progenitora está clínicamente diagnosticado.

En términos normales, esto suele ocurrirle por lo general a las primerizas, que no saben manejar la situación. “Se ponen nerviosas si el niño llora, si hay que cambiarlo, se sienten cansadas, agobiadas, adoloridas, con sobrepeso, etc.”, comenta la especialista.

Lo importante es que la madre entienda que no debe estar encerrada y menos abandonar su cuidado personal. “Antes, lo recomendable era no bañarse hasta después de los 40 días, hoy puedes darte un baño inmediatamente sin problemas, pero con cuidado de no resbalar y abrigándose para evitar resfríos”, dice.

Según la página embarazoyparto.about.com, esta depresión puede ser causada por factores hormonales, sociales o psicológicos. Además, hay gente más sensible que otra.

Fuente: Sonia Gottret y Mónica Soliz Psicólogas. Con datos de:  embarazoyparto.about.com. y paternidadpracticopedia.lainformación.com.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia