Mía

Tai Chi Chuan, el YOGA CHINO

Suaves y rítmicos movimientos caracterizan a este arte marcial que ayuda a reducir el estrés con el uso de la energía interna.

La Razón (Edición Impresa) / Jorge Soruco / La Paz

00:00 / 13 de febrero de 2014

20 minutos es el tiempo mínimo que se requiere para ejecutar la primera parte de la rutina Yen del estilo Tai Chi Chuan. Suavemente, mientras se pasa de posición en posición, el practicante logra relajarse y meditar.

Las películas han popularizado la imagen de este estilo de arte marcial y danza china. En la gran pantalla se ven parques donde personas de toda edad, principalmente adultos mayores, lo practican con regularidad y, consecuentemente, gozan de buena salud.

“Mucho se ha dicho de que el Tai Chi Chuan puede curar todas las enfermedades. No podría asegurar eso, pero sé que ayuda a reducir el estrés, mejora la circulación y agiliza el cuerpo”, comenta con un sonrisa el instructor de esta disciplina, Alejandro Ocampo.

Si bien nunca promete a un alumno que a través de esta técnica tendrá la agilidad de un quinceañero, Ocampo garantiza que, con la práctica continua, se mejorará la elasticidad y el equilibrio, trayendo un periodo de calma en su vida y, en casos especiales, también le ayudará a defenderse si surgiese algún ataque.

Pese a lo estéticas y suaves que aparentan ser las formas del Tai Chi Chuan, cada una de las posiciones está diseñada para el combate, ya que el también denominado “yoga chino” es principalmente un arte marcial que se practica con y sin armas.

“Cada una de las poses que utilizamos tiene una aplicación práctica para el combate. Asimismo, hay danzas que solo se pueden realizar si uno porta una espada china u otras de las armas tradicionales. De todos modos, no es un estilo violento, excepto cuando se necesita. Se basa en la manipulación del chi (energía) del cuerpo, es por eso que se le llama un arte marcial interno”, explica Ocampo.

El control del chi

Es así que cada uno de los practicantes busca controlar su chi interno al máximo nivel. El objetivo, aseguran los maestros, es lograr “caminar sobre las aguas”, gracias a la manipulación energética.

Al igual que otros sistemas de combate —como el Karate y el Tae Kwon do—, el Tai Chi Chuan tiene muchas variaciones y distintas secuencias.  Los principales estilos son el Yang,  Chen (el más antiguo), Sun, Wú, Wû, Zhao Bao y Hulei. Cada una de estas escuelas posee sus propias características y sus propias danzas.

“Una vida, una danza”, es el lema de muchos practicantes que pasan años perfeccionando su elección para, con el tiempo, realizarla de forma automática, facilitando la meditación.

Esto quiere decir que el Tai Chi Chuan exige de sus practicantes dedicación y constancia. No se aprenden las técnicas en poco tiempo y su dominio requiere de mucha paciencia.

Es más, Ocampo advierte que, durante las primeras sesiones, más que reducir el estrés, éste aumentará debido a la necesidad de aprenderse de memoria los pasos y movimientos.

Sin embargo, esto es esencial. Los expertos indican que para poder conseguir los beneficios de este arte marcial se debe, primero, dominar las formas externas a tal punto que sean casi automáticas.

“Cuando se conocen los pasos de esta forma, uno ya puede comenzar a meditar en movimiento sin tener que preocuparse de que el pie esté en el lugar correcto o de la altura de las manos”, agrega Ocampo.

Cuando no se practica el Tai Chi Chuan de combate, los movimientos se efectúan acompañados por música suave. Esto ayuda a relajar al practicante, además de favorecer a establecer el ritmo adecuado.

De esta forma, niños, adolescentes, adultos y adultos mayores pueden comenzar el camino a la tranquilidad interna y al control de su propia energía.

Simetría

Las danzas del Tai Chi Chuan se hacen sobre una línea imaginaria con movimientos replicados a la derecha y a la izquierda. Se suele comenzar aprendiedo los movimientos de un lado, pero el ejercicio no se completa hasta que se memoricen los dos lados.

Contraindicaciones

Al ser un ejercicio suave, el Tai Chi no tiene muchas contraindicaciones. Sin embargo, la naturaleza misma de las posiciones requiere que el alumno mencione si tiene enfermedades del corazón o si sufre algún problema en las articulaciones o en los músculos.

Vestimenta

A diferencia de otras artes marciales, ésta no depende tanto de una prenda para su realización ni suele exigir un distintivo del nivel en el que se encuentra el practicante. Este factor dependerá mucho del instructor que enseña el estilo.+

 Eduardo Schwartzb-erg, www.sanamente.com. Fuente: Ángel Ocampo (70525188), del centro Yoga y artes marciales y www.taichichuan.com.es.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia