Mía

Técnicas para manejo del dolor en el parto

¿Puede una mujer dar a luz sin sufrir? Dos expertas hablan de controlar.

Técnicas para manejo del dolor en el parto. Fotos: Luis Salazar y María Eugenia Ríos.

Técnicas para manejo del dolor en el parto. Fotos: Luis Salazar y María Eugenia Ríos.

La Razón (Edición Impresa) / Andrea Azcui A. / La Paz

00:00 / 21 de mayo de 2015

Si bien se escucha mucho sobre los partos sin dolor, dos expertas nos aclaran que éste como tal no existe, sino que existen diferentes formas de manejar el dolor en el momento del alumbramiento. Entre éstas están el yoga prenatal y la técnica Lamaze. En ambas se enseña a la madre distintos métodos de respiración y relajación para hacer del nacimiento un momento llevadero y con menos sufrimiento.

“El dolor va a estar, no desaparece; sí se puede aprender a manejarlo con respiración y relajación. El yoga prenatal aporta la práctica de la respiración, que te ayudará a manejar el umbral del dolor. Es decir, tu percepción de éste será menor”, explica Nené Molina, que da clases de yoga prenatal.

La técnica Lamaze también instruye a las madres a controlar la respiración, enseña técnicas de relajación y de distracción. Además incluye masajes para liberar el estrés y aliviar los malestares del parto.

“La madre tiene que estar consciente de la capacidad de dar a luz que todas las mujeres tenemos. Con Lamaze enseñamos a respirar y  a cambiar de posiciones, lo que es muy importante para enfrentar el momento del parto”, indica María Eugenia Ríos, instructora de técnica Lamaze.

El yoga permite que la mujer embarazada conserve la elasticidad de su cuerpo. La práctica de este tipo de ejercicio físico suave es una de las recomendaciones en las que más insisten los ginecólogos.

Durante el trabajo de parto la mujer debe moverse para que la pelvis haga que el bebé descienda de mejor manera y el proceso sea más sencillo. “Los cambios de posición son esenciales, al igual que la respiración. Esta última debe ser constante durante este proceso, desde el inicio de la dilatación hasta el momento del pujo y alumbramiento”, señala Ríos.

En el caso del yoga, la relajación ayuda a que los músculos vaginales vayan a un punto neutral, hasta que en el trabajo de parto, al llegar a diez de dilatación, estén relajados.

Es importante mantener una práctica cotidiana de yoga hasta el día del parto. “Es una preparación para un evento especial, pues en ese momento el cerebro segrega un coctel de hormonas; estás en una conciencia diferente y necesitas tener la práctica de la respiración”, expresa Molina.

En la técnica Lamaze se busca enseñar a la mujer a tener conciencia de su cuerpo en el momento del parto, para que pueda ir con las contracciones y así aquél sea beneficioso para ella y el bebé.

“Dentro de la preparación para el parto hay clases teóricas, en las que se le enseña a la mujer cómo es un trabajo de parto y sus fases, y se le explica a ella y a la familia de forma teórica; luego se trabaja en forma práctica, y allí se le enseñan las respiraciones, posiciones y distintos masajes para el momento del alumbramiento”, detalla Ríos.

Fuente: Nené Molina (Yoga prenatal), María Eugenia Ríos (Técnica Lamaze), Fisiosalud (Achumani calle G 111 Sector Asilo San Ramón) y las páginas web: www.bebesymas.com y www.guiainfantil.com.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia