Mía

Vive en una casa saludable

Pasar de un ambiente caliente a otro frío y el hacinamiento son factores que exponen al contagio.

Vive en una casa saludable. Foto: Érika Ibargüen

Vive en una casa saludable. Foto: Érika Ibargüen

La Razón (Edición Impresa) / Érika Ibargüen A.

01:33 / 27 de junio de 2013

El invierno es la estación más propicia para sufrir de gripe y tos. Si uno de los miembros de tu familia está resfriado, debes tratar de aislarlo del resto para que no contagie a todos en casa. Aquí te damos algunas sugerencias para que puedas mantener una vivienda sana y habitada, pero libre de gérmenes.

Si bien la época te obliga a mantener la casa cerrada para que no ingrese el frío y además tienes dentro a los niños y abuelos (los más vulnerables a las enfermedades), trata de ventilar los ambientes cuando los pequeños vayan al colegio o reúnelos en una de las habitaciones mientras abres las ventanas por unas horas para que salgan los gérmenes. Puedes hacerlo a media mañana o a media tarde, cuando el sol calienta más.

Enséñales, además, que si uno de ellos siente ganas de toser o estornudar, se tape la boca con la manga o con un pañuelo y evite hacerlo libremente frente a sus hermanos u otras personas que lo acompañan.

Recuérdales que lavarse las manos sigue siendo una de las mejores formas de evitar el contagio y la propagación de los gérmenes. También deben evitar tocarse los ojos, la boca y nariz, ya que de este modo es como adquieren los virus presentes en sus manos.

Si alguien de la familia está resfriado, lo mejor es mantenerlo en su habitación y hacer hervir eucalipto en ese ambiente, aunque igual será útil en los lugares por los que circule la persona, como el comedor o el baño. “En una lata u olla pones unas ramas de esta planta con un poco de sal y agua y la dejas hervir en la cocina, luego llevas el recipiente a estos lugares y lo dejas hasta que se enfríe. Si tienes una hornilla  eléctrica, será mucho mejor. Así podrás mantener el vapor por más tiempo”, sugiere el médico general Carlos Gómez.

Para mantener la casa caliente y sin riesgos, revisa el sistema de salida de calefones y estufas, así como la conexión de las mantas o colchas térmicas. “Existe también  el riesgo de intoxicación por monóxido de carbono debido a la combustión en el interior del hogar, por lo que se aconseja no instalar calefones en los baños sin revisarlos antes”, se lee en la página www.entremujeres.com.

Evita usar braseros o mantener la chimenea encendida si no es posible la supervisión de un adulto de manera constante. “Los pequeños son curiosos y traviesos, se debe tener cuidado y evitar accidentes”, advierte Gómez.

Es necesario arroparse adecuadamente, los niños tienden a sentir calor porque están siempre en movimiento y empiezan a deshacerse de su ropa. Algún adulto debe controlarlos.  Lo más práctico es vestirlos en capas para mantenerlos secos y calientes.

Es recomendable, asimismo, vestir ropa térmica y liviana. Sin embargo, hay que estar atentos al abuso de prendas demasiado cerradas o ceñidas, pues esto impide una correcta transpiración.

A 22° de temperatura

Los extremos de temperatura son perjudiciales en esta época del año. Por eso se debe tomar en cuenta que la temperatura de la vivienda debe estar en torno a los 22ºc y es aconsejable asimismo ventilar periódicamente los ambientes. Las estufas que funcionan con agua son más seguras.

Accidentes

Es en esta estación donde ocurren más incendios en el hogar. Agudiza la atención sobre este aspecto y enséñales a los chicos qué hacer en caso de accidentes domésticos. Si, por ejemplo, hay un corte por el funcionamiento exagerado de la estufa, deben bajar la palanca inmediatamente.

Fuente: Carlos Gómez, médico general. Con datos de: lasalud.pe/casa-saludable/como-pasar-un-invierno-saludable.html y entremujeres.com

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia