Mía

William Levy: ‘La fama lo que te da es responsabilidad’

William Gutiérrez Levy es actor y modelo cubano nacionalizado estadounidense. Nació el 29 de agosto de 1980 en Cojímar, Cuba. Poco antes de cumplir 15 años emigró legalmente a los Estados Unidos debido a que su padrastro obtuvo asilo político y pudo migrar a su familia de Cuba. Estudió actuación en Miami, Los Ángeles, y México. Es un actor reconocido en telenovelas y ahora en filmes cinematográficos.

El actor cubano William Levy.

El actor cubano William Levy. Foto: Fernando Sandóval

La Razón (Edición Impresa) / Marco Antonio Curi

00:00 / 06 de julio de 2017

Sencillo, amable y carismático. Así es el actor cubano William Levy, quien dialogó con mía al llegar a Bolivia. El protagonista de filmes y telenovelas  arribó a Santa Cruz para presentar una fragancia de la que es imagen y también para participar en el programa Bailando por un sueño de la red Uno.

El actor de Resident Evil capítulo final, filme de ciencia ficción de 2016, dijo que a pesar de alejarse de sus familiares por motivos de trabajo, ellos siempre ocupan el primer lugar en su vida, ya que son “su mayor tesoro”.

Levy nació en la isla caribeña en situaciones precarias, pero nunca dejó de soñar con ser quien hoy es, ya que su trabajo le permite dar a su familia “una mejor calidad de vida” de la que él tuvo en su niñez.

Aquí su historia en una entrevista donde descubre su lado humano.

Mía— ¿Cuál es el motivo de tu visita a Bolivia?

William Levy— Venimos con Ésika para presentar una fragancia llamada Magnat Select, dedicada a todo hombre que vive intensamente; que le gusta dar muchas sorpresas, que disfruta de la noche que nunca acaba, que sabe vivir con todo lo que le rodea y sabe disfrutar del éxito con la gente que lo rodea.

Mía ¿Cómo es ese hombre, es como tú?

William Levy— Me imagino a un hombre manejando su carro y la fragancia se encuentra en el portavasos del vehículo, y él está acompañado de una chica que dice que será una experiencia increíble porque sabe con qué tipo de hombre está. Yo soy así... y si no estás lista bájate del carro (risas). Es una identidad con los hombres que viven la vida.

Mía — Entrando en materia. ¿Cuál es el momento en el que se te abren las puertas del éxito?

William Levy— Es cuando te ofrecen la oportunidad de ser lo que siempre has querido ser y estás preparado para hacerlo. Entonces, ése es el momento. Ahora, para llegar hay un largo recorrido de sacrificio, de separación, de trabajar por lo que uno quiere, hay mucho que dejar de lado y eso como todo, tiene un sacrificio, pero cuando llega ese momento para el que te preparaste y por el que te esforzaste, vas a poder avanzar.

Mía — ¿Cuál ha sido esa oportunidad?

William Levy— Es la que Dios me dio de ser padre, (mis hijos) son lo mejor que tengo en mi vida. Puedo hacer de mata-zombi, pero el mejor papel es el de padre, es lo que más disfruto. Estar con ellos es lo que más anhelo todos los días. Tengo un niño de 11 años y una niña de siete, son mi pasión.

Mía — ¿Cuál fue o es tu reto mayor en la vida?

William Levy— Todos los días enfrento uno: el de seguir siendo mejor persona, mejor hijo, mejor padre y mejor hermano. El desafío es seguir demostrándole a la gente que uno no cambia a pesar del éxito en la vida. Al contrario, uno tiene que transmitir a los que le rodean una buena imagen como persona y en mi caso como latino en el mercado americano.

Yo mismo me pongo todo esos retos (...). Yo elijo qué retos enfrentar en mi vida, qué puertas abrir, elijo vivir intensamente y disfrutar cada momento, cada segundo y compartir todo lo que tengo con la gente que me rodea.

Mía — ¿Qué recuerdas de tu infancia? ¿Qué sueños  tenías de niño en Cuba?

William Levy—  Soñaba justamente con lo que estoy haciendo hoy en mi vida. Deseaba, quería, anhelaba tener una vida mejor... Abrir el refrigerador de casa cuando me levantara y verlo lleno de comida, para mí es algo muy importante.

En Cuba le decíamos al aparato refrigerador ‘el coco’, porque lo único que tenía adentro era agua. Yo me levantaba, abría el refrigerador y solo estaba lleno de agua (sonríe). Lo cerraba, daba una vuelta y lo volvía a abrir y lo mismo: solo veía agua. Siempre deseé tener una vida mejor, darle más oportunidades y calidad de vida a mi familia, no tener que levantarme pensando en qué comeríamos ese día, sino en que puedan servirse lo que quieran, eso es importante, a lo mejor no para otras personas, pero sí para mí, y yo elegí vivir así.

Ésa es una de las cosas que agradezco mucho a Dios, el de darme la oportunidad de vencer y brindarle a mi familia las cosas que nunca pudieron darme a mí.

Mía — ¿Cómo te reinventas en un mundo tan competitivo cómo es el de la actuación?

William Levy— Aceptando todo tipo de carreras, sabiendo que la competencia más importante es confiar en cuán lejos puedes llegar y haciendo lo mejor contigo mismo, no (se trata de) ser mejor que nadie e ir por el mundo sin fijarte que hay gente delante de ti. Hay que fijarse lo que uno tiene que comparar como persona y como profesional, obviamente hay mucha competencia, tú lo dijiste, pero la competencia tiene que ser con uno mismo y sin ponerte límites, sin limitarte a lo que la gente dice que tú eres. El éxito no depende de eso, sino de tu sacrificio y de salir adelante.

Mía — Además de actor, eres imagen de marcas. ¿Qué te hace sentir la fama?

William Levy— Una gran responsabilidad. La fama lo que te da es responsabilidad, porque lo que digas será escuchado por miles de personas. En mi caso yo lo veo así, la fama me da una oportunidad de ayudar a mucha gente cuya voz no es escuchada y puedo decirlo para que otras lo escuchen. Eso es la fama, por lo demás, sigo siendo una persona normal, trato de vivir y hacer las cosas que  todo el mundo hace. Obviamente, la gente te ve diferente, pero eso no significa que sea diferente.

Mía — ¿Y a las fans cómo las ves?

William Levy— Soy muy agradecido con el cariño de la gente, trato, aunque esté apurado, de tomarme fotos con ellas y eso las hace felices. A mí me gusta hacer sentir feliz a la gente dando lo mejor de mi persona cada que pueda. A veces es difícil, pero trato de complacer lo poco que puedo a quienes me rodean.

Mía — ¿Cómo edificas tu relación de pareja en un tiempo de separaciones?

William Levy— Es algo difícil  porque esta carrera requiere de tiempo y eso hace que estés alejado de la familia. Pero tiene que ir creciendo con el tiempo y para ello hay que buscar las posibilidades de seguir avanzando como pareja, padre e hijo, porque no solo estás lejos de tu pareja, también de tus hijos, de tu familia, por eso es importante mantener esa relación con todo el mundo que te rodea.

Es importante estar al tanto de ellos aunque estés lejos. Es difícil, pero ni modo, nos toca hacer ese trabajo.

Mía — ¿Cuál es el rol de los hombres de hoy con las mujeres?

William Levy— No sé. Para mí es el que tú elijas, no hay uno en específico. El mío es hacer feliz a la gente, elijo ser el hombre que regala momentos felices a la mujer que me rodea —no importa si no es mi pareja—, a mis amigas, a algún compañero de trabajo, a una fan, lo que yo elijo con las mujeres es hacerlas felices, hacerlas sonreír, darles una sorpresa agradable, mantenerlas todo el tiempo felices. Yo creo que ése es el rol del hombre, hacer felices a las mujeres.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia