Mía

Yordi Rosado: En esencia, los adolescentes son iguales

El afamado conductor y autor de ‘Renuncio, tengo un hijo adolescente y no sé qué hacer’ dio conferencias en Bolivia.

Yordi Rosado

Yordi Rosado Foto: Luis Salazar

La Razón (Edición Impresa) / Andrea Azcui

00:00 / 02 de octubre de 2014

Bienvenido a La Paz, sabemos que ya la conociste desde el teleférico, ¿qué tal la experiencia?

Es una ciudad muy interesante de conocer. Tiene cosas especiales, únicas, muy distintas a otras urbes. Me fascinó la hoyada —como aquí la llaman—, es increíble cómo se ve la ciudad con sus montañas llenas de casas, es impactante. Sobre el servicio de transporte público, siempre me había subido a teleféricos turísticos pero el que haya tres líneas con estaciones me parece futurista. Estuve en muchas ciudades pero esta es algo excepcional, que nunca olvidaré.

Habiendo sido productor de programas radiales y televisivos, ¿qué diferencia hay hoy entre el Yordi de los audiovisuales y el escritor?

La esencia es la misma porque para escribir un libro o hacer un programa debes ser muy comprometido con lo que estás haciendo. El libro tiene una complejidad más alta. A todo en esta vida se le dedica un horario, por ejemplo tú y yo quedamos de vernos aquí a las seis de la tarde, yo tengo una cita en 45 minutos más y tengo que estar a las tres de la madrugada en el aeropuerto; todo tiene un horario pero escribir no y para hacerlo debes ir en contra de todo esto, hacer todo a un lado y tener la voluntad de sentarte a escribir. Además, en un libro debo tener mucho más cuidado con el contenido, debo estar más documentado e informado ya que el libro es una combinación de entretenimiento e información.

¿Crees que la fama adquirida en la Tv te ayuda a tener más lectores?

Definitivamente, si yo no hubiera tenido la fama que me dio la televisión habría mucha gente a la que le hubiera costado mucho trabajo abrir un libro mío.

¿Cómo te animaste a dar el salto de productor a conductor, y a escritor?

Primero fui productor y después conductor. Siempre quise estar en cuadro y ese paso no fue muy difícil: eres el jefe de tu programa y luego te haces parte de él.

El ser escritor sí fue algo más complicado de lo que me imaginaba. Hubo un momento de chico en el que soñaba con escribir, pero jamás imaginé hacer un libro.

Cuando llegué a esta parte de mi carrera tuve la suerte de contar con Gaby Vargas, que ya llevaba muchos libros escritos y me ayudó a aprender a hacerlo. Hoy puedo decir que lo más difícil que hice en la vida fue escribir un libro. Muy pronto (la próxima semana) estoy por empezar el siguiente y ya estoy tenso. Aún no sé el título pues es lo último que le pongo, pero será un libro para los padres de adolescentes enfocado en temas de sexualidad, que los tengo ampliados y detallados.

Tienes un hijo adolescente, ¿lo consideras un adolescente problema?

(Ríe) No todavía, está entrando a la adolescencia, pero ya tiene todas las señales características de este periodo que entiendo muy bien; sin embargo, como padre, hay momentos en que uno se desespera o se enoja. El tener la información (sobre el tema) no quiere decir que no tengas un mal día y no te enojes, pero afortunadamente lo manejo bastante bien. En todo caso, todos los expertos que tienen un hijo adolescente tienen problemas muchas veces, pues ambos son seres humanos y es inevitable tener conflictos.

Tú eres comunicador, ¿qué autoridad tienes para dar consejos sobre la paternidad?

Tuve la oportunidad de entrevistar a los mejores expertos en la materia y un comunicador es transmisor de mensajes. Si trabajo con el mejor psicólogo terapeuta para adolescentes de América Latina y le pregunto qué hacer cuando tu hijo te dice “me quiero ir de la casa”, produzco con él todo un compendio de su información de manera sencilla de entender, de modo que todo lo dicho se pueda resumir en un texto; es así como tengo toda la autoridad.

Cuando empecé a dar las conferencias, ésta era una pregunta muy frecuente porque era real. Pero ya fueron entendiendo el mensaje. Sería malo que dijera que yo soy el que dice que (hay que hacer tal o cual cosa), pero jamás hago eso, tan solo transmito los conocimientos de los expertos.

¿Realmente crees que se puede renunciar a ser padre de un  adolescente como titula tu libro?

El nombre tiene el objetivo de acercar al lector a lo que todos los padres de adolescentes llegamos a pensar en algún momento: “renuncio”, “ya no puedo más”, pero obviamente uno nunca renuncia a sus hijos, sino a una situación, a un momento, a alguna circunstancia que no puedes manejar. Pasado ese día, ese momento, como padre te levantas una vez más con las ganas de educarlo nuevamente. Por eso el libro lleva la frase “Guía para que tú y tus hijos disfruten de su adolescencia”.

Renuncio es lo que decimos todos los días, pero lo que realmente buscamos con el libro es lo que dice la frase, que vendría a ser el verdadero título del libro. El título solo busca hacer sinergia con los padres de adolescentes, de hecho el nombre lo pusieron los papás, hice varios focus group con papás y cuando les mencioné la idea de “renuncio” todo el mundo levantó la mano, pues dijeron que se identificaban a diario con ello.

Cada cultura es diferente, ¿tú crees que hay un patrón de comportamiento de los adolescentes en todas las culturas y que tu libro sea útil en todas ellas?

Sí, yo creo que sí y cuando empecé a escribir el libro nunca me lo imaginé. Me sorprende que en cada país que visito, distinto uno del otro, el comentario de los padres es que se sienten identificados con el libro. Cuando lo escribí no estaba pensando en Bolivia, México o España, simplemente estaba pensando en los adolescentes y aunque no haya un patrón en específico (que los una), existe una gran cantidad de aspectos generales que se repiten en todas las culturas. Bolivia y México son países muy cercanos culturalmente, pero Argentina tiene una forma muy diferente de ver las cosas; sin embargo, los padres pasan por los mismos conflictos que los de otros países y ahí me di cuenta que es algo universal. No es lo mismo un adolescente alemán que un latino, ni un latino que un norteamericano o un israelí que a los 16 años tiene la responsabilidad de llevar una metralleta a donde vaya, pero la esencia sí es la misma, hay una universalidad en el ser adolescente.

Si tuvieras que elegir entre ser productor, conductor y escritor, ¿qué opción tomarías?

Elegiría ser escritor, ya que esto también me ha dado la oportunidad de estar frente al público en conferencias y ya es parte de mi vida. Además, creo que no puedes ser conductor toda la vida, es más congruente pensar en ser escritor a mis 75 años que conductor a esa misma edad.

¿Siempre estás echando relajo?

No, no siempre, realmente soy muy animado y divertido pero tengo momentos muy serios, soy muy speedito (acelerado) con las cosas, soy desesperado y cuando algo me interesa soy muy serio en trabajar.

¿Qué consejos clave das a los padres para lidiar con un adolescente?

Los padres de hoy deben leer textos sobre adolescentes y entender lo que les está pasando a sus hijos. No pretender educarlos como nos han educado a nosotros porque nuestros hijos viven ahora de manera muy distinta.

Perfil

Nombre: Yordi Galo Rosado.

Edad: 43 años, nació el 16 de octubre de 1971.

Profesión: Comunicador.

Lugar ideal: La montaña, pues le gusta esquiar.

Vive en: Ciudad de México.

Sueña con: Ir a Tailandia.

Mayor miedo: Que algo malo le suceda a uno de sus hijos (Regina, Santiago y Elías).

Rosado llegó a Bolivia invitado por Marie Stopes Internacional, organización sin fines de lucro especialista en salud sexual y salud reproductiva, que lo elegió por ser un ícono de la juventud.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia