Mía

Renueva tu rostro con una limpieza profunda

Al pensar en la renovación se debe tomar en cuenta la importancia de nutrir la piel con mascarillas, que van a mantener el rostro con una sensación de frescura y renuevo.

Limpieza profunda en la piel.

Limpieza profunda en la piel. Foto: Internet

La Razón (Edición Impresa) / Paula Jordán

10:00 / 24 de septiembre de 2018

Esmog, rayos solares, mala alimentación y una vida estresada causan estragos en tu rostro. Una cosmetóloga y una esteticista concuerdan en que la mejor manera de renovar esta piel tan delicada es con una limpieza profunda.

“Como rutina básica es importante seguir tres pasos: limpieza, tonificación e hidratación”, explica la médica homeópata y bionaturista Rocío Alarcón.

En caso de que no se quiera o no se pueda utilizar un jabón cosmético, la especialista recomienda quitar las impurezas del rostro con infusiones —el mismo preparado que usamos para un té o un mate—. Y recuerda que hay una para cada tipo de piel.

Por ejemplo, para problemas de manchas explica que la infusión de perejil es ideal. Las personas con piel mixta pueden usar hierbabuena o rosas blancas; las de piel sensible, manzanilla y caléndula. Mientras que si tienes piel grasa, lo más recomendable será el té verde.

Alarcón aconseja emplear una esponja pequeña o un algodón para limpiar la piel del rostro con la infusión. “Si las preparas en frío, también tienes las propiedades medicinales para equilibrar la piel, tanto para limpiar como para tonificar”.

Alarcón explica que “siempre es mejor aplicar las infusiones frías, porque la piel se vuelve más laxa cuando la temperatura es elevada. Pero en frío hace reaccionar a los músculos y se tensan; por lo tanto, hay más tersura en la piel”.

La ventaja de estos preparados es que son indicados para toda edad, desde niños hasta adultos mayores.

Pero si lo que prefieres es una limpieza más profunda, puedes acudir a un centro estético.

La esteticista Stephanie Llanos dice que “es muy importante la renovación de la piel, porque así hacemos que se vea mucho más luminosa y saludable”. Ella recomienda hacer esta renovación cada mes, pues los factores ambientales inciden en que el rostro se vea reseco y avejentado.

Su estética propone una limpieza profunda que consta de cinco pasos: vaporización de ozono, que “lo que va a hacer es abrir un poquito los poros para que lo que se acumula vaya saliendo”; microdermoabrasión con punta de diamante, que quita la primera capa de piel; una exfoliación de menta o maracuyá, según el tipo de piel; después se extraen impurezas como granitos y espinillas; y, finalmente, se coloca una mascarilla de coco o colágeno, según el tipo de piel, finalizando con una humectación.

Dado que es una limpieza más profunda, es preciso, dice Llanos, cuidar la piel al menos una semana después del tratamiento. “Como se quita la primera capa de piel, queda un poco sensible; entonces lo que aconsejamos es humectar la piel con leche de almendras o de pepinos y obviamente la protección del sol con un buen protector solar que se aplica 45 minutos antes de exponerse”.

Asimismo, Alarcón enfatiza que al pensar en la renovación se tome en cuenta la importancia de nutrir la piel con mascarillas, que van a mantener el rostro con una sensación de frescura y renuevo.

Una receta  casera para cada tipo de piel

Infusiones limpiadoras naturales

Para manchas. Una infusión de perejil es lo indicado. También es imprescindible ponerse bloqueador solar durante el día, 45 minutos antes de la exposición al sol y cada tres horas.

Para piel sensible. La manzanilla y la caléndula (también llamada margarita) son antiinflamatorias. Se usan para quemaduras y para calmar la piel de irritaciones.

Piel mixta. La hierbabuena (también conocida como menta verde y hierba santa) se suele usar para equilibrar la piel del rostro, al igual que la infusión de rosas blancas. Usar la misma para limpiar el rostro con un algodón.

Piel grasa. En este caso, lo más indicado será la infusión de té verde, que es rico en antioxidantes y que es conocido como eficiente eliminador de grasa.

Mascarillas exfoliantes caseras

Alarcón recomienda combinar mascarillas exfoliantes los lunes y jueves, con las desintoxicantes o nutritivas los miércoles y domingos. “Las mascarillas cumplen la función de darte un alimento extra”, asegura.

Para piel seca. Se usa harina de arroz o de avena mezclada con aceites como el de oliva o de almendra. Incluso se puede usar yema de huevo. Se logra una pasta que se pasa por la cara. Se deja 20 minutos, aproximadamente. Esto ayuda a retirar células muertas y a nutrir la piel.

Para piel grasosa. A la harina de arroz o avena (que se puede hacer de forma casera, al molerla) se añade clara de huevo, gotas de limón o algún otro cítrico. El aceite de chía también es indicado para equilibrar la piel.

Fuentes: Rocío Alarcón (tel. 69848550) y Stephanie Llanos (tel. 72055402)

Fotos: Internet

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia