Mía

Aburrirse potencia la creatividad de tu hijo

El aburrimiento es parte de la vida, pero, según el psicólogo clínico Juan José Vargas, se debe diferenciar “el normal” de una frustración o apatía frente a una actividad y en un determinado momento.

Los niños, el aburrimiento y la creatividad.

Los niños, el aburrimiento y la creatividad. Foto: Internet

La Razón (Edición Impresa) / Mitsuko Shimose

08:17 / 18 de abril de 2018

Cuántas veces tus hijos te han dicho que están aburridos e hiciste todo lo que estaba a tu alcance para distraerlos o simplemente les has dado tu celular con algún juego o video infantil para que se tranquilicen? Si te reconoces en esto, debes cambiar de actitud por el bien de tus pequeños y de su imaginación y creatividad.

“Es bueno que se aburran. Primero porque potencia su creatividad e imaginación, ya que se ven en la situación y necesidad de inventar cosas, fantasías y juegos; y segundo, porque no todo debe ser fácil y rápido”, dice Scherezada Exeni.

La terapeuta comenta además que los menores tienen que saber que hay cosas y situaciones que requieren de esfuerzo. Para ellos, es saludable entender que no todo en la vida es diversión y entretenimiento. Por otra parte, deben aprender a ser tolerantes y a lidiar con la frustración.

Con esos aprendizajes vienen otros positivos para edificar su carácter y desarrollar sus habilidades. Por ejemplo, deben aprender a estar solos y a ser independientes, también a tener momentos consigo mismos.

El aburrimiento es parte de la vida, pero, según el psicólogo clínico Juan José Vargas, se debe diferenciar “el normal” de una frustración o apatía frente a una actividad y en un determinado momento. En este caso el problema va relacionado con la ansiedad y baja tolerancia a la espera. “Estos niños tienen dificultad con aguardar la recompensa o el estímulo”.

Cual fuera el caso, se les debe inculcar la paciencia y tolerancia, y sin caer en extremos, “tampoco es bueno que se aburran por tiempos largos y episodios frecuentes”, dice. Esto porque puede hacer que el niño sienta que no tiene nada qué hacer y que el tiempo no tienen valor. Peor aún, que nadie de su entorno familiar le presta atención. “Dejarles a sus anchas sin atención o sin estímulos también es perjudicial para los niños por la falta de guía y dirección”, concluye el psicólogo educativo Borja Quicios.

Así que sin llegar a uno u otro límite, deja que tu pequeño se aburra un poco y rétale a que sea su imaginación la que lo entretenga.

Qué hacer

No le digas qué hacer. Deja que tus niños descubran la forma de entretenerse por sí mismos para ser más tolerantes, creativos y resolutivos.

Reflexiona sus tedios. Es normal que los padres asocien el “me aburro” de sus hijos con la monotonía o el tedio por encontrar algo que les distraiga. Pero a veces, esto tiene otro significado como la falta de tolerancia.

Que descubra sus emociones. Cuando el pequeño dice que se aburre, puede que esté triste, molesto o con miedo, por lo que recurre a esta frase para expresar esas emociones. Conversa con él para determinar qué realmente siente.

Fuentes: Scherezada Exeni (terapeuta familiar), Juan José Vargas (psicólogo clínico), Borja Quicios (psicólogo educativo).

Fotos: Internet

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia