Mía

Granos integrales para empezar el día

En la actualidad, comer un desayuno equilibrado que contenga cereales integrales puede verse no solo como un indicador de un estilo de vida saludable porque las personas tienden a tener un peso corporal adecuado.

Cereales en el desayuno.

Cereales en el desayuno. Foto: Internet

La Razón (Edición Impresa) / Beatriz Andrade D.

00:00 / 27 de agosto de 2018

El desayuno es la comida más importante del día, y los granos integrales y no refinados son ahora insustituibles para romper el ayuno y comenzar el día.

Una cuarta parte del desayuno debe contener esos alimentos, cuya energía reabastece el cuerpo, el cerebro y pone en marcha el metabolismo, después de las horas de sueño.

El brunch, desayuno-almuerzo, o el nuevo brinner que ofrece cenar el desayuno, son modas a la hora de reunirse con la familia o los amigos para comer. Sin embargo, expertos en nutrición afirman que el desayuno se mantiene como la primera y principal comida del ser humano luego de un sueño reparador. Y los cereales mantienen su lugar para una alimentación saludable.

“La moda es pasajera, tiene tiempo determinado; sin embargo, muchos cereales en los inicios de su cultivo y consumo en el hogar se hicieron parte básica de la alimentación, aportando los nutrientes necesarios para la buena salud y para realizar las actividades diarias”, enfatiza la especialista en nutrición María Valdez.

En las urbes modernas, comer frutas, pan, huevos, y tomar leche o una bebida caliente no pasan de moda. Tampoco los cereales. Aquellos alimentos que se consumen a primera hora de la mañana y que ayudan a “romper el ayuno” son muy importantes ya que permiten despertar el metabolismo. La palabra desayuno, etimológicamente significa dejar de ayunar después de las horas de sueño y descanso del cuerpo. “La cantidad de cereales que una persona necesita consumir diariamente depende de su edad, el sexo y el nivel de actividad física. Se recomienda que un cuarto del plato o una comida esté conformada por granos integrales, y limitar los refinados”, detalla Valdez.

Los cereales aportan energía para caminar, pensar, trabajar y en sí, vivir.  Sin embargo, no todos son iguales, los pueden haber cereales integrales o refinados, y es importante que se consuman más los integrales que los refinados, al menos la mitad o para ser más preciso 48 gramos.

Al refinar el grano integral se eliminan el salvado y el germen, donde se concentran fibra, vitaminas, minerales y antioxidantes, y se pierden componentes importantes para la nutrición. Estudios científicos han mostrado que el consumo suficiente de grano integral se asocia a un menor peso corporal, menor riesgo de enfermedad del corazón, diabetes mellitus tipo 2 y ciertos tipos de cáncer.

Es así que, organismos internacionales y especialistas en el tema alertan porque la falta de estos alimentos en la dieta provocan incremento de enfermedades no transmisibles (ENT) como la diabetes y las enfermedades cardiovasculares, que representan las principales causas de muerte en los adultos, mientras que en los niños y jóvenes se observa obesidad y malnutrición.

Respecto a los cereales de chocolate que se encuentran entre los productos preferidos por los consumidores en Latinoamérica, Valdez subraya que deberían guardar equilibrio entre su sabor y su perfil nutricional. “A la hora de elegir, las personas deben buscar información sobre los cereales que sean integrales y que contengan menos azúcar y sodio”, precisa.

Leer las etiquetas en las cajas de cereales de los productos en oferta en supermercados y mercados es el primer paso. “Cuando buscamos cereales debemos elegir los que en su etiqueta declaren tener al menos ocho gramos por porción y un buen aporte de fibra. Además, al comparar entre diferentes productos elegir los que contengan menos azúcar, grasas y principalmente grasas trans. Hay que buscar las que tengan buen contenido de vitaminas y minerales”, detalla.

En la actualidad, comer un desayuno equilibrado que contenga cereales integrales puede verse no solo como un indicador de un estilo de vida saludable porque las personas tienden a tener un peso corporal adecuado, mantener huesos fuertes y un sistema inmunológico sano. Es un vínculo positivo entre comida saludable y la alerta mental. Ahora sí, ¡buen día!

Apuntes y aportes

Base: Los cereales integrales son parte básica de la sana alimentación del ser humano.

Cantidad: El consumo diario depende de la edad, sexo y actividad física de la persona. Lo recomendable es que 1/4 del plato esté conformado por granos integrales.

Aporte: Los cereales han sido, por siglos, la base principal de la energía del ser humano.

Salud: El consumo de grano integral se asocia a un menor peso corporal, menor riesgo de enfermedad del corazón, diabetes tipo 2 y ciertos tipos de cáncer.

Fuentes: María Valdez, nutricionista

Fotos: Internet

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia