Mía

Redescubre a la mujer que está en ti

En ocasiones, la sociedad ejerce una presión con respecto a lo que las mamás deben ser o hacer.

Redescubriendo a la mujer que llevas dentro.

Redescubriendo a la mujer que llevas dentro. Foto: vix.com

La Razón (Edición Impresa) / José Luis Mariscal

11:44 / 25 de mayo de 2018

Ser madre implica una transformación en la vida de toda mujer que, si no se es consciente, puede llevarla a que se olvide de sí misma.

En ocasiones, la sociedad ejerce una presión con respecto a lo que las mamás deben ser o hacer. La perspectiva que la sociedad ha creado e impuesto a las mujeres a lo largo de los siglos se simplifica en la frase: “primero, los hijos; segundo, la pareja; y tercero, ella”. Es decir, que por intentar cumplir el rol de madre debe postergar y hasta sacrificar sus metas, deseos y tiempo para ser bien vista. Ante esta situación, la psicóloga y terapeuta Elizabeth Ordóñez cuestiona: “¿Cómo ocuparse de los demás si no te has ocupado de ti misma?”.

“El máximo disfrute no solo lo conseguirás con el bienestar de quienes amas, sino experimentando situaciones que te hacen sentir importante y tomada en cuenta como mujer”, responde Cecilia Bandín, psicóloga clínica y terapeuta familiar.

Cuando una mujer se convierte en madre cambia. Cambia ella y su vida; desde lo físico y emocional hasta sus deseos. Según Bandín, son tres los cambios importantes que se repiten en la mayoría de los casos. El primero tiene que ver con los proyectos de vida, los cuales se los pausa, posterga o se desecha para criar a los niños.

El segundo se relaciona con la interacción familiar y los vínculos que no debe descuidar. Finalmente, el tercer cambio está ligado al cuidado de sí misma y de su relación de pareja, pues por las mismas tareas muchas mujeres se descuidan de su salud física y emocional, y convierten en rutina las experiencias con su compañero.

Y, ¿cómo recuperar a la mujer que se lleva adentro?

Ambas especialistas dicen que lo primordial es encontrar un equilibrio entre las actividades del hogar, el trabajo y las de recreación. “Para satisfacer las necesidades es preciso recuperar los espacios individuales, delegar las tareas y ceder algunas responsabilidades”, dice Ordóñez.

Retomar esos proyectos que se quedaron en pausa es una buena manera de iniciar el reencuentro con la mujer que está dentro de una misma. Bandín señala que durante ese proceso generalmente hay un sentimiento de culpa. Pero, es saludable reconocer que haces y das lo mejor que puedes, y para estar bien “es importante cuidarte y dedicar tiempo a satisfacer tus propias necesidades, las que fueran, incluso las de pareja, que sin duda es lo que cultiva la relación y la edifica en el tiempo.

Acciones

Aparta tiempo para ti: Aunque tengas miles de actividades por hacer, organiza tus horarios. No necesitas desaparecer por horas para darte un respiro.

Cuida tu físico: Cuidar de tu cuerpo te hará sentir más saludable y a gusto contigo misma. Puedes hacerlo a tu propio ritmo, desde buena alimentación hasta ejercicios, además de cuidados a tu piel y cabello.

Recupera un pasatiempo: ¿Qué es lo que más te gustaba hacer? Todos gustan de alguna actividad para sentirse mejor, ¡retómala! No te quedes con esas ganas de bailar, por ejemplo.

Pide ayuda: Puede tornarse difícil el retomar esos proyectos. Acude a tu familia para que te dé apoyo.

Dependencia: Enseña a tus hijos a no depender de ti. Dales la oportunidad de aprender a ser responsables de sí mismos.

Fuentes: Cecilia Bandín (Psicóloga clínica) y Elizabeth Ordóñez (Terapeuta de parejas) Foto:

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia