Mía

Tengo celos de su mejor amiga

Si él decide emprender una vida en pareja, también debe tener la madurez para priorizarla. Cada relación tiene espacio y tiempo.

Tengo celos  de su mejor amiga. Foto: Dreamstime

Tengo celos de su mejor amiga. Foto: Dreamstime

La Razón (Edición Impresa) / Érika Ibargüen A.

00:04 / 05 de septiembre de 2013

‘María sí me entiende”, te ha dicho y tú estás que te mueres de la rabia. Es que cuando se trata de comparar, tu novio siempre saca a relucir lo divertida que es su mejor amiga, que además comparte todos sus gustos y acepta todos sus defectos. Y así llegamos a la parte en que tú quieres morirte, pero matándola antes a ella.

Un hecho que a menudo se repite en las relaciones de dos, es el sentir celos de la mejor amiga del novio o esposo o del mejor amigo de la enamorada o esposa. En resumen, es para muchos como tener un clavo en el zapato que cada día molesta más.

¿Cómo combatir esta relación si hay un cariño que viene desde la infancia, adolescencia o simplemente por gustos y vivencias afines? Cada caso es distinto y dependerá de las características y etapas que estén viviendo los novios o cónyuges.

Si se trata de una pareja que está consolidada y están a la espera de hijos, por ejemplo, desde ningún punto de vista es aceptable que el marido o la mujer prioricen la amistad. “En este caso se tendrá que dejar de lado esta relación amistosa y enfocarse en lo que es esta familia ya formada”, aconseja la terapeuta familiar Pilar Manríquez.

En cambio, cuando la pareja es joven y recién está empezando a hacer una vida juntos, es normal que continúe la dinámica con los amigos, porque existe la posibilidad de que el otro se adecue con facilidad a este ritmo, que quizá le es atractivo, y en el que pueden compartir con sus pares sin causar tanto problema, comenta la especialista.

El psicólogo Carlos Velásquez coincide en que, cuando la relación ya  está consolidada, se debe priorizar a la pareja, sobre todo en momentos serios en que se necesita de la madurez de ambos.

Aunque hay controversia sobre si existen o no los llamados celos sanos, Manríquez asegura que sí, que es posible y bueno sentirlos, pues son aquellos que te hacen crecer como persona y como pareja. Por ejemplo, los celos resultan sanos si le haces notar cariñosamente a tu pareja que no te gusta cuando él y su amiga se ponen a hablar en un idioma que no dominas porque te sientes relegada y poco querida. Si él reacciona positivamente y tiene cuidado de no volverlo a hacer, te sentirás más segura y él habrá dado pruebas de que le interesas lo suficiente.

El otro extremo son los celos enfermizos, que llevan a actuar sin control porque la persona que los siente está llena de inseguridad y teme que la abandonen”, enfatiza Velásquez, quien recomienda que se hable en confianza sobre las cosas que nos molestan y desagradan de nuestra pareja.

Por tanto, si te molesta el comportamiento que tiene su amiga con él, debes expresárselo.

Tiempo y lugar

Si bien tu pareja es muy importante en tu vida y, en consecuencia, debes darle su lugar, no puedes dejar de lado a ese amigo o amiga que te escuchó y apoyó siempre y que quizá hasta sea como un hermano o hermana para ti. Si tu novio o novia siente celos de tus amistades, aprende a manejar esta situación y a darle a cada relación su tiempo y lugar. “Si tu mejor amigo o amiga comparte la universidad contigo, ése es el lugar y el momento para conversar con él y ella, contarle tus cosas o escucharle, lo mismo si está en tu trabajo o si realizan juntos alguna actividad deportiva”, sentencia Velásquez.

Lo que no debes hacer es ocupar con tu amigo o amiga el tiempo que tienes para estar con tu familia y pareja, pues esto sólo te acarreará problemas. “Tampoco te dediques a hablar por teléfono horas de horas o a salir con el amigo los fines de semana. Todo tiene su lugar y, mientras sepas manejarlo, tu vida seguirá su curso normal”, argumenta el especialista. “Desde que uno elige tener una pareja y consolidar esa relación, debe asumir otros compromisos con madurez y responsabilidad y uno de éstos es privilegiar primero a la familia antes que a las amistades”.

Marcar las reglas

Lo mejor es hablar claro sobre los límites que se deben respetar. Por ejemplo, mantener la amistad con esa persona especial siempre que no interfiera, ni perjudique la relación de pareja.

Temores infundados

Que él tenga muchas amistades femeninas no significa que te quiera traicionar. Eso sí, deja en claro que no vas a compartir con nadie el tiempo para los dos, como un viaje o una cena especial.

Fuente: Carlos Velásquez, psicólogo, y Pilar Manríquez terapeuta familiar.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia