Mía

‘Esa chicano es para mi hijo’

Ante todo, respeta la decisión de tu hijo o hija sobre la elección de su pareja

Relaciones conflictivas

Relaciones conflictivas Foto: Internet.

La Razón / Erika Ibargüen Ayub.

00:00 / 09 de agosto de 2012

Cuando los hijos eligen una pareja, son pocos los padres que se interponen con la elección. De hecho, los padres debemos aprender a respetar esas decisiones. Pero, ¿y si la persona elegida es realmente mala y tiene otro tipo de intereses que tu hijo no ve?

La psicóloga Katia Oporto señala que si como papá intuyes que el novio o la novia de tu hija o hijo no le conviene, lo mejor es darte la oportunidad de conocer a esa persona para no juzgarla sin saber nada de ella.

De todas maneras, y pese a que te desagrade, debes apoyar a tu hijo y ver la forma de relacionar a su novia con la familia. “Es la mejor manera de poder encontrar un poco más de armonía. Si haces lo contrario, los hijos se ponen muchas veces caprichosos y sólo por demostrar que son ellos los que deciden, insistirán para seguir con esa persona, aún cuando hayan notado errores en ella”, dice Oporto.

Pregúntale a tu hijo qué  busca en una mujer, cuál es la esposa que sueña para formar una familia y, según ello, si la chica que tiene actualmente no cumple con los requisitos, hazle notar eso, pero con muchísimo tino. 

“Busca la manera de comunicarte con la muchacha y, si ella lo permite, dale algunos consejos y trata de ver qué cosas tiene a su favor.  Quizá sólo sea un prejuicio tuyo el ver que no es la chica que quieres para esposa de tu hijo”, agrega Oporto.

Muchas veces las razones para despreciar a alguien surgen de los celos que se sienten, por lo general de una madre con su hijo o de un padre con su hija.

Piensa que los hijos crecen y no te pertenecen, y que además, llegado el momento, tienen que formar una familia como tú lo hiciste.

No busques pretextos, no es una razón valedera decir: La chica no sabe cocinar o es mayor que él o mucho menor o no tiene buena educación y no es de buena familia. Todas estas cosas no tienen relevancia cuando la persona elegida por tu hijo o hija sabe cómo hacerlo feliz.

Si realmente logras verificar que se trata de alguien que no le conviene a tu hijo, dile a él muy amistosamente lo que sabes que está pasando para que esté informado. Si pese a ello decide formalizar esa relación con un matrimonio, pues no será la única persona que se equivoque en el amor y más adelante verán lo que sucede.

Oporto aconseja respetar la decisión de los hijos, pero comunicarse abiertamente con la que será la yerna para asegurarse de que es el amor y no otra cosa la que la mueve a formalizar con el hijo.

Esto es muy fácil de deducir, pues como mencionó la psicóloga antes, si se trata de incluirla en las reuniones familiares se puede aprovechar esas oportunidades para estudiar a la chica. “Nadie puede fingir tanto. Si alguna vez muestra cierto sentimiento, lo hará siempre y si no es real, en alguna oportunidad se mostrará tal como es en realidad”, dice la especialista en parejas.

Invitaciones

Invita al novio o novia de tu hija o hijo  a las reuniones familiares casuales, sin presiones de la formalidad. Así sabrás cómo se comporta, cuáles son sus gustos, de qué habla, qué busca. No hagas de policía, haz que la información vaya fluyendo con total naturalidad.

Respeto

Puede ser difícil tener una buena relación con una persona que alguna vez lastimó a tu hijo. Sin embargo, sólo la pareja sabe realmente qué pasó y cómo va a solucionar sus problemas.

Capricho

Si tu hijo o hija se pone caprichoso para seguir con esa pareja hasta formalizar su relación, no puedes hacer nada más que esperar a que se dé cuenta de que se equivocó o mantener las esperanzas en que la relación cambie para bien.

Fuente: Katia Oporto, psicopedagoga

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia