Mía

Las claves de la succión saludable

Un estudio concluyó en que los pasos fundamentales en la succión de un bebé sano son: la sujeción, el movimiento peristáltico y el tragar

La Razón / Erika Ibargüen Ayub.

00:00 / 31 de mayo de 2012

Las grietas en los pezones, la mastitis o el absceso mamario no deben considerarse motivos suficientes para que una madre deje de darle de mamar a su bebé recién nacido, pues son ellos mismos los que al succionar el pecho pueden curar esas dolorosas molestias.

“Se trata de actitud. Si la madre quiere darle de lactar a su bebé, lo hará pese a todo, incluso si cree que sus pechos son pequeños, no están preparados o tiene poca leche. El bebé se encargará de estimular las glándulas mamarias al succionar y éstas producirán leche suficiente como para saciar su hambre”, asegura el pediatra Wálter Yáñez.

El especialista brindó una conferencia en Santa Cruz sobre la importancia de la lactancia materna, donde los representantes de Pigeon Corporation de Tokio (Japón) dieron a conocer los resultados de una investigación sobre las nuevas tecnologías para que los bebés tengan una succión saludable.

Si aparece mastitis (infección de la glándula mamaria), absceso mamario (acúmulo de pus localizado en alguna mama) o grietas en los pezones (heridas secundarias a la succión del bebé), las mamás deben seguir amamantando al bebé, asegura el pediatra Carlos Álvarez. “Si la molestia es insoportable, deben consultar al médico especialista”.

En la conferencia estuvo Takeyuki Nowatari, de Pigeon Corporation, que mostró una serie de videos de ecografías tomadas con cámaras de ultrasonido en el momento en que el bebé lactaba. Allí se vieron los labios del bebé abiertos, cubriendo la areola y la punta de la lengua posicionada sobre las encías inferiores.

Según Nowatari, de todas las acciones que suceden en la boca del bebé, hay tres factores que son prioritarios según la investigación: la sujeción, el movimiento peristáltico y el tragar.

La sujeción se da cuando el bebé extiende sus labios para rodear la areola. Así, el pezón es sujetado firmemente en la cavidad oral. La sujeción crea un sello perfecto, produciendo una presión sobre el pezón. Es decir que el bebé dedica sólo un pequeño esfuerzo para remover la leche mientras succiona y se previene que ésta se derrame por los bordes de la boca del bebé.

Le sigue el movimiento peristáltico, ese movimiento ondulado que hace la lengua para extraer la leche del pezón. Es imposible de replicar por un adulto: la lengua se mantiene en una posición fija mientras sólo ondula la superficie. La acción se inicia en la punta de la lengua, comprime el pezón contra el paladar duro, y finaliza en la parte trasera.

Nowatari sostiene que la investigación constató que el movimiento en forma de ola se repite en intervalos de unos 0,8 segundos.

Finalmente está la acción de tragar, que pasa cuando la parte de atrás de la lengua se levanta para transferir la leche hacia el esófago.

Tras determinar la forma correcta de succión, y tomando en cuenta que por varios motivos, como enfermedades de la madre, el empleo o enfermedades del bebé, amamantar puede ser temporalmente impracticable. En estos casos se debe hallar alternativas para alimentar al bebé, mejor si es con leche materna extraída y asegurarse de que los métodos indirectos sean lo más similares posible a los naturales.

Por ello, Pigeon Corporation creó unas tetinas que permiten alternar su uso con el pecho de la madre sin que esto lleve a confundir al bebé. De esta manera, el pequeño tendrá más oportunidades de alimentarse hasta los seis meses exclusivamente con leche materna.

Succionar es un reflejo

Los comportamientos de succión de los bebés recién nacidos han sido reconocidos como reflejos por mucho tiempo, señala Yuji Hashino representante de Pigeon. Pero es posible ver a un bebé succionar sin  estimulación exterior dentro de la etapa de sueño activo, incluso cuando no tienen hambre. Por tanto la succión no sólo la practican por hambre.

1.000 movimientos en 15 min

Un bebé saludable hace el movimiento peristáltico más o menos 1.000 veces en una alimentación que dura entre 10 y 15 minutos (tiempo recomendado para su sano crecimiento). Este fenómeno sólo se puede observar en bebés recién nacidos. Ni los niños ni los adultos pueden volver a hacer este movimiento, y mucho menos a esa velocidad.

No hay confusión

Los extensos estudios de Pigeon hacen posible que los bebés succionen cómodamente  tetinas Peristáltico PLUSTM (chupetes de silicona), esto es esencial en el desarrollo de productos sintéticos que permiten la succión segura y efectiva evitando la confusión del pezón y el cambio en la preferencia del bebé desde el pecho materno hacia el chupete artificial.

3.000 bebés estudiados

Los estudios de la ciencia de la succión son el resultado directo de investigaciones conjuntas hechas por pediatras, enfermeras obstetras, personal de maternidad con más de 3.000 bebés y sus familias por periodos prolongados de tiempo. Gracias a éstos, se desarrolló un chupete sofisticado y un diseño de biberón para una alimentación cómoda y sana.

Fuente: Takeyuki Nowatari y Yuji Hashino de Pigeon Corporation, Wálter Yáñez Médico pediatra-INTRAMED

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia