Mía

El clima actúa en el estado de ánimo

Los cambios bruscos de temperatura, presión atmosférica y humedad ambiental alteran el sistema nervioso y vascular

Estados depresivos

Estados depresivos Foto: Archivo

La Razón / Erika Ibargüen Ayub

00:00 / 14 de junio de 2012

¿Eres de las que se pone melancólica ante un cielo nublado y se pone de mal humor cuando hace mucho frío? No estás mal de la cabeza: el clima sí tiene influencia en nuestro estado de ánimo y puede, en algunos casos, empeorar los estados de depresión.

“Las personas somos muy sensibles a los cambios climáticos, pero en lugar de quejarnos del frío en esta época, lo mejor es que junto a nuestra pareja busquemos la forma de pasarla bien: quizá frente a una chimenea viendo una buena película”, dice la psicóloga Mónica Soliz.

La voluntad, actitud e ingenio de cada persona ayudan a manejar aquellos momentos incómodos. Para ello, se necesitan elementos externos que den calor, como las chimeneas, las estufas o la ropa abrigada.

En Bolivia no existen datos sobre la depresión climática, contrariamente a países de Europa donde el frío es muy duro y va acompañado además de la falta de luz solar, según explica la terapeuta familiar Sherezada Exeni. “En Bolivia de lo que se trata es de una creencia popular basada en dos factores. El primero y principal, el psicosocial, que es la pobreza. Hay personas que no cuentan con calefacción, viven en casas extremadamente frías y a veces no tienen la ropa adecuada para abrigarse”, señala Exeni. Así, el frío extremo causa un cambio de ánimo automático porque es más psicosocial que anímico.

Eso sí, se debe tomar en cuenta que cualquier clima extremo afecta, así sea el caluroso. “Cuando la persona no tiene las posibilidades de combatirlos, el frío o calor extremo, producen cambios en el metabolismo de cuidado”.

El segundo factor tiene que ver con la adecuada ingesta de alimentos. “El frío hace que el cuerpo gaste más calorías y pierda energía de forma más rápida. Como resultado, tienes menos ganas de salir, trabajar o hacer algún plan. Esta conducta se relaciona con la depresión”, comenta la terapeuta.

Por ello necesitamos consumir productos que tengan los nutrientes necesarios. Por ejemplo, un chocolate caliente, api, sopa de maní, de pollo o chairo son muy recomendables, pues tienen un alto contenido calórico y carbohidratos. Tu dieta además debe incluir electrolitos. Éstos ayudarán a combatir los resfríos y la gripe, dos malestares que también deprimen.

Así que si estás en casa con tu pareja, procura preparar una buena comida, mientras él alista la casa para que esté más caliente. “En este frío no hay nada mejor que el calor corporal. Puedes abrigarte pero sin exagerar; no permitas que tu ropa evite el contacto físico con tu pareja”, sugiere Exeni.

Finalmente, un tip para cada mañana de invierno: eleva las palmas de tus manos en dirección al sol y recárgate de su energía. Verás que el día se hace más llevadero.

Metabolismo

Puedes combatir el clima con ejercicios regulares. Es importante porque acelera tu metabolismo y hace que sientas menos el frío. Después bebe líquidos.

Bajo cero

La depresión estacionaria se debe a los cambios bruscos de temperatura que provocan que el sistema nervioso y vascular resienta alteraciones.

Fuentes: Sherezada Exeni, psicoterapeuta y Mónica Soliz, psicóloga

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia