Mía

Cuándo y cómo criar mascotas

Un niño está listo para cuidar de un perro desde los diez años de edad. Éste puede ayudarle a potenciar la sensibilidad y la responsabilidad

Enséñale responsabilidad

Enséñale responsabilidad Foto: Archivo.

La Razón / Érika Ibargüen Ayub.

00:00 / 24 de mayo de 2012

El tener  un perrito en casa puede servir en la educación de los niños, ya que estimula su afectividad, potencia su sensibilidad, los hace más sociables y les genera actitudes de responsabilidad. Lo aconsejable es que lo tengan después de los diez años de edad.

Lo que debes hacer antes de adoptar un cachorro para tu hijo es fijarte muy bien en su naturaleza, ya que todo animal tiene su individualidad. Esto quiere decir que cada perrito es diferente del otro y debes asumir la responsabilidad de corregirlo, educarlo y criarlo como es debido. “Para tener una mascota debemos tener tiempo, paciencia y dinero”, aconseja Susana Carpio, la directora de Animales SOS.

Al momento de elegir un cachorro para un niño, antes de fijarte en la raza selecciona al que tenga el carácter más tranquilo, que sea “nomás tímido, no muy inquieto, porque podría ser un perro con energía alta y esos requieren más tiempo de paseo y ejercicio que, a veces, no tenemos”, aconseja Carpio.

Las razas grandes y con mandíbulas poderosas como la rottweiler, pitbull, dogo argentino, mastín napolitano, staffordshire terrier americano y otras, sólo deberían tenerlas los papás responsables, “porque si un niño, haciendo una travesura, es lastimado por un animal de esta talla, la herida nunca será igual a la de un cooker o a la de un mestizo, por la característica de sus mandíbulas”, advierte Carpio.

El comportamiento de un animal no depende de la raza, sino de la energía con la que nacen (alta, media o baja) y de su dominancia. “Si bien los perros han sido domesticados durante miles de años, no dejan de ser lobos que buscan manejar una manada. A los que son líderes se le llama perros alfa”, dice Carpio.

Tu mascota es alfa si resulta dominante, agresiva y territorial. Desde pequeña ladra como adulta, ataja su comida y te salta todo el tiempo. Si no la corriges a tiempo, será altamente agresiva de adulta.

A partir de los diez años, los niños recién pueden encargarse de ponerle el agua, el alimento o dar un paseo supervisado con los papás para generar responsabilidad. Así los pequeños aprenden con empatía a ponerse en la piel del otro, son más responsables, cariñosos y  solidarios. Un niño menor a esa edad puede jalar, golpear y sentarse bruscamente sobre un cachorro, lastimarlo y causar una reacción en su contra.

Edad del perro

Un cachorro no debe tener menos de dos meses antes de separarlo de su madre por la lactancia, así no será un animal enfermizo. La familia, con paciencia y tiempo, puede cuidar a uno desde esa edad. De otro modo, es mejor adoptar uno más grande.

Cuidados efectivos

Para que un animal no represente un riesgo para tu niño debe estar desparasitado y vacunado con la antirrábica. Los parásitos y la rabia son zoonosis (enfermedades transmisibles a los seres humanos que pueden derivar en muerte). Si un perro está sano y protegido, puede dormir con el niño, eso si el pequeño no es alérgico.

Disciplina

Si un niño es guiado para no jugar torpemente con su perro y lo premia con amor cuando esté en un estado sumiso, podremos tener un animal equilibrado. Un perro que es agresivo (por timidez o por ser alfa), no debe recibir atención cuando nos salta al llegar a casa.

Fuentes: Susana Carpio, Directora de Animales SOS

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia