Mía

¡Que le den un beso a la abuela¡

No obligues a tu hijo a expresar cariño cuando no lo siente, le creas inseguridad.

¡Que le den un beso a la abuela¡

¡Que le den un beso a la abuela¡

La Razón (Edición impresa) / Erika Ibargüen A.

00:02 / 18 de julio de 2013

¿Le pediste alguna vez a tu hijo que abrace al abuelo, al tío o al padrino aun cuando no quiere hacerlo? No vuelvas a cometer ese error, deja que lo haga por voluntad propia. De lo contrario, creerá que en realidad su cuerpo no es suyo y tiene que estar esperando la orden de un adulto para dar muestras físicas de cariño sólo para complacer a terceros.

El psicólogo Carlos Velásquez señala que, por lo general, cuando llega algún familiar a casa, de visita o para pasar algunos días con nosotros, sucede que desde nuestro rol de adultos responsables de recibirlo, le damos un afectuoso abrazo, beso o un apretón de manos y les decimos a nuestro hijos que hagan lo mismo como señal de bienvenida, muchas veces contra su voluntad. “Creemos que les estamos enseñando a ser atentos y educados, sin darnos cuenta de que les obligamos a hacer algo que no quieren”.

Los índices de abuso sexual contra niños muestran que muchas veces los responsables de este delito son familiares o personas de su entorno, según el artículo Los niños no están obligados a dar muestras de afecto si no quieren, publicado en  CNN.Mexico.

“Los besos, abrazos y muestras de cariño son una expresión de los  sentimientos. No está mal que lo hagan, pero esto debe nacer de ellos y, si lo hacen con algún familiar, es mejor que uno de los padres esté siempre presente”, agrega Velásquez.

“Si tu hijo no quiere tocar a alguien o prefiere evitar el contacto de su cuerpo con el de otra persona, está en todo su derecho”, se lee en el artículo mencionado.

Aunque el menor debe tratar a las personas con respeto, no tiene que ofrecer afecto físico para complacerlos. Y mientras más pronto aprenda sobre la propiedad de sí mismo y la responsabilidad sobre su cuerpo, mejor.

Por tanto, está bien que tu niño aprenda a decir no a un adulto que le toque, incluso de una forma aparentemente amigable.

El artículo añade que forzar a los niños a un acercamiento físico cuando no quieren, los deja vulnerables ante los pederastas, la mayoría de los cuales son personas conocidas. Según Úrsula Wagner, especialista de salud mental, ninguno de los menores víctimas de abuso sexual que ella ha atendido en su consultorio ha sido atacado por extraños, por lo que es conveniente tomar precauciones.

Prevenir

¿Por qué esperar el problema, si lo mejor es prevenir? Entrena a tu hijo para que preste atención a sus instintos, los que pueden protegerlo en el futuro. No significa que lo asustes y le digas todos los adultos son malos, pero sí que esté atento.

Enseñar

Los modales tienen que ver con tratar a la gente con respeto y cuidado, no siempre demandan muestras físicas de afecto. Si tu pequeño es tímido, dale opciones para comunicarse con las personas de forma educada. Por ejemplo, dile que, si quiere, puede estrechar la mano o dar un simple, pero atento saludo. 

Complacer

Si quieres puedes explicarles a tus familiares por qué dejas que tu hijo decida a quién toca y a quién no. Cuando el niño decida abrazar a alguien por voluntad propia, el familiar sentirá este impulso como algo muy sincero, puro y suyo y no como la orden que dio mamá.

Fuente: Carlos Velásquez. Psicólogo, con datos de: www.CNNmexico.com

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia