Mía

Cómo destetar al bebé

Un cambio sin traumas

Amamantar

Amamantar Foto: Archivo.

La Razón / Érika Ibargüen Ayub

00:00 / 08 de marzo de 2012

Amamantar  a un hijo es lo más acertado que una madre puede hacer. La leche materna contiene la adecuada cantidad de grasas, azúcar, agua y proteínas necesarias para el crecimiento y desarrollo saludable del bebé. Además los protege de las enfermedades gracias a los agentes que posee.

¿Y qué pasa cuando es hora de quitarles el pecho  y los pequeños se rehúsan y lloran? Las abuelas aconsejan ponerse en el pezón unas gotas de limón o sal antes de amamantar para que el bebé se niegue a lactar. “También puedes ponerte un poco de Mentisán o pintarte con lápiz labial, como si fuera sangre”, dice Mónica, una awicha que sabe del tema.

Prueba también pintando la aureola de tu pecho con crema de zapatos o pasta dental, debes tener cuidado a que no te dañe la piel ni te cause alergias.

“Hay quienes se atreven a ponerle algún sabor ácido y hasta un poco picante para que el bebé rechace el pecho”, agrega.

Lo importante es mantener el  vínculo afectivo (caricias, palabras y sonrisas) y crear un ambiente cómodo y relajado para facilitar la aceptación a otros alimentos y sustituir el pecho por el biberón. Eso sí,  jamás asustes a tu niño para eso.

RelatosCuéntale alguna historia sobre el crecimiento para que entienda que ya no está en edad de seguir mamando. Explícale que sus encías son fuertes y que te lastima.

AlternativaTrata de que el niño no emplee la lactancia como un consuelo para relajarse.

Cuando tenga hambre ofrécele otra alternativa para que se alimente

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia