Mía

‘Una experiencia muy loca e inesperada’

Reynaldo Pacheco, actor. El intérprete boliviano cuenta detalles de su película ‘Without men’, junto a Eva Longoria.

El destacado actor Reynaldo Pacheco en sesión de fotos

El destacado actor Reynaldo Pacheco en sesión de fotos Foto: Cortesia Reynaldo Pacheco

La Razón / Texto: Iblin Linarez O. / La Paz

00:00 / 12 de enero de 2012

 ¿En qué consiste tu rol en la película de Hollywood ‘Without men’?

 Está dirigida por Gabriela Tagliavini y es una adaptación de la novela de Jaime Cañón. La historia consiste en que todos los hombres son obligados a ir a la guerra y mi personaje Julio, con el Padre de la Iglesia, Óscar Núñez, son los únicos que se quedan con todas las mujeres del pueblo durante años: Eva Longoria, Kate del Castillo, María Conchita Alonso y Judy Reyes. Julio es un muchachito algo lento y mudo. Por esta razón, las mujeres lo disfrazan de chica para que no lo lleven a la guerra. Él es testigo de la reconstrucción de una sociedad sin hombres, y también de los conflictos que van ocurriendo cuando retornan los mismos.

 Con tanta competencia, ¿cómo lograste quedarte con el personaje?

 El proceso de audición fue bastante difícil. En el guión original me acosaban sexualmente y terminaba siendo asesinado. En la audición me dieron una silla y me pidieron recrear todo eso con un ser imaginario. Terminé la audición cubierto en sudor y lágrimas, pero todos los productores, directores de casting y la directora estaban muertos de la risa. Salí del cuarto avergonzado y casi seguro de que no me darían el rol. Dos meses después, mi agente me avisó que el papel era mío y volé al día siguiente a Los Ángeles a grabar. Luego la directora me dijo que se trataba de una comedia. A minutos de filmar pedí ir al baño y, entre nervios y emoción, comencé a crear el nuevo Julio que sale en la película. Es un Julio inocente, puro, un poco torpe y mudo.

 ¿Qué representa esta película y este papel para tu carrera?

 Una experiencia muy loca e inesperada. Jamás pensé tener la suerte de poder interpretar a un mudito retardado vestido de mujer y rodeado de mujeres hermosas (sonríe). Eso es lo que amo de actuar, uno nunca sabe los personajes que te esperan para explorar y entender. Julio fue un personaje muy orgánico. Como conté, no tuve tiempo para pensar y jugar antes de filmar. Confié mucho en mis instintos y absorbía constantemente la energía de los otros personajes o circunstancias. En cierta forma era liberador, sólo estaba presente y dejaba que pase por mi rostro lo que experimentaba.  

 ¿Cómo fue la química con el elenco?   

 Fue mágico. Parecía que todos nos conocíamos desde hace tiempo. Además, el ambiente era ligero y alegre por ser una comedia.

Varias veces nos tomábamos unos tequilitas para poder aguantar el frío. Yo la pasaba bomba porque podía escuchar las conversaciones de todas las mujeres, ya que se olvidaban que yo estaba en el cuarto por el disfraz. Varias veces me hicieron prometer no contar esas charlas secretas.

 ¿Cómo es Eva Longoria fuera del plató?

 Vivimos juntos por ese mes de rodaje. Todos estábamos en Ventura, que queda a dos horas de la ciudad de Los Ángeles. Eva es una mujer con mucha presencia y carisma. No deja de trabajar ni un instante, siempre está creando y ama lo que hace.

 ¿Cómo es una producción con grandes estrellas del cine y la tele?

 Filmamos por tres semanas. Me sentía afortunado de poder presenciar cómo trabajan todos estos profesionales, especialmente porque para la mayoría de ellos, su enfoque es la comedia. Cada toma es diferente y llena de vida. Oscar Núñez improvisaba para sorprenderse a sí mismo, a tal punto que Gabi, la directora, nos pedía que no nos alejemos de la historia. Detrás de cada película, sea buena o mala, hay gente que pone todo el cariño y dedicación para construir los escenarios, vestuario y luces. Por eso también me sentía responsable, porque al final del día es el actor el que da vida a todo ese trabajo.

 ¿Fue un reto hacer tu papel y tener que caracterizarte como mujer?

 Sí. Todo personaje es un reto, cual sea el sexo, la edad o lugar de origen. Siempre busco el conflicto interno, el sufrimiento del personaje para después intentar ocultarlo. Quizás, objetivamente, el conflicto de Julio no se compara con el de mi personaje Miguel Martínez de CSI Nueva York, un joven que quiere morir. Pero para Julio, su conflicto es tan real y doloroso como cualquier otro. Julio no entiende el significado de la guerra, el concepto de sexo, el rol del hombre y la mujer. Es prácticamente un niño que pierde a sus amigos, que ve violencia, vive cambios drásticos y está en medio de peleas y confusión. Para poder entenderlo tuve que volver a mi infancia y sentirme muy vulnerable.

 Con estos nuevo roles que tuviste, ¿estás ya cerca de cumplir tus sueños?

 La verdad es que nunca sueño con finales o resultados. Uno de mis sueños era simplemente actuar y, gracias a Dios y a mi familia, lo estoy haciendo. Es por eso que soy feliz cuando actuó para una producción hollywoodense o cuando actuó en un pequeño teatro: los nervios y la entrega son los mismos. Y aún tengo muchos sueños más; como dirigir, seguir pintando y escribiendo, viajar, aprender y ayudar.

 ¿Qué pasó luego de tu participación en la serie de televisión CSI: Nueva York? ¿Te ayudó a abrirte paso en otros programas en la pantalla chica?

 Yo siempre pienso que mientras un actor tenga la suerte de audicionar, ya es exitoso. La competencia en esta carrera es incomparable. Tengo amigos que no tuvieron una audición de peso desde hace un año. Yo tengo la bendición de seguir audicionando. Cuando uno analiza una carrera actoral, todos los proyectos cuentan. Un actor da vida a un ser, y son la cámara y la historia las que escogen cuánto tiempo estarás en la pantalla. Todos mis personajes me ayudan a abrirme campo en esta industria. En la primera película que participé, Beginners (Principiantes), junto a Ewan McGregor y Christopher Plummer, sólo quedaron tres escenas de las ocho que filmé. Sin embargo, esas escenas me dieron mucho reconocimiento y oportunidades. La película se convirtió en un clásico americano y Christopher Plummer está nominado a un Oscar.

 ¿Qué nuevos proyectos profesionales tienes para este 2012?   

 Inicialmente, conectarme más con la gente que me apoya. Por medio de mi página de artista en Facebook compartiré fotos y detalles de mis proyectos. Ahí igualmente estaré disponible para otros bolivianos que quieran seguir esta carrera tan compleja. En Los Angeles tengo que terminar la película El Hombre que tomó la mano de Vicente Fernández junto al ganador del Óscar, Ernesto Borgine, Vicente Fernández y la compatriota Carla Ortiz. Mi objetivo es hacer cine en Bolivia y ya hay propuestas para proyectos muy interesantes. Del mismo modo quiero ver surgir un guión que escribí y trabajar con Carla en su película Los Olvidados.

Posteriormente sólo queda audicionar y esperar las sorpresas de la vida.

 Estás de vuelta en Bolivia ¿qué planeas hacer en el país?

 Primero que nada, voy a compartir con mi familia y con los amigos, porque es algo que el trabajo no me ha permitido hacer mucho.

Además quiero reconectarme con mis raíces y ver hacia atrás. También daré un taller de actuación en la Cinemateca Boliviana para compartir todo lo que aprendí y para aprender de los actores que asistan.

El actor

Reynaldo realizó diferentes publicidades para marcas muy conocidas como SEARS y Master Card en EEUU, para Bolivia grabó una publicidad para la empresa Tigo que estuvo dirigida por el boliviano Juan Carlos Valdivia.

Famosas

Arriba, una foto con la boliviana Carla Ortiz, el director Elia Petridis y Reynaldo en el set de ‘El hombre que tomó la mano de Vicente Fernández’. Abajo. junto a la mexicana Kate del Castillo y con Eva Longoria.

Reynaldo

Reynaldo es un actor paceño canceriano. Estudió Administración de empresas en la Universidad Católica, pero su vocación pudo más. Se mudó a EEUU donde siguió la carrera de actuación. El año pasado, Pacheco participó en la serie ‘CSI: NY’, en el rol de Miguel Martínez .

Eva, la diva

“Es la primera vez que veo la locura de los medios con las celebridades. Eva es víctima de los paparazis. No había día en que fotógrafos no entren a ocultas al set y la ataquen con fotos. Pude apreciar lo duro que es ser famoso. Parece extraño, pero es una realidad”, comenta Pacheco.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia