Mía

¿Qué futuro hay en la relación que nació de la infidelidad?

La confianza es uno de los pilares fundamentales de una relación. Pero, ¿cómo edificarla si el noviazgo comenzó con una infidelidad?

Nacimiento de una relación desde la infidelidad.

Nacimiento de una relación desde la infidelidad. Foto: Internet

La Razón (Edición Impresa) / José Luis Mariscal

11:52 / 13 de noviembre de 2017

Comencé con mi novio cuando él tenía pareja, ellos vivían dos años juntos. Ahora estamos en una relación, pero las cosas no van bien; creo que tiene ‘otra’. No sé si me puedo quejar, si puedo confiar o qué esperar. Pensé que lo nuestro se dio porque era algo especial”, dice Fabiana, una ejecutiva de 35 años.

La confianza es uno de los pilares fundamentales de una relación. Pero, ¿cómo edificarla si el noviazgo comenzó con una infidelidad?

La terapeuta de pareja Elizabeth Ordóñez recomienda hablar de la situación con honestidad y de manera frontal para que se aclaren las dudas. “Es normal que uno se pregunte: si lo hizo a su expareja, ¿por qué no me lo haría a mí?”.

No hay una tendencia comprobada, pero de acuerdo con la terapeuta es evidente que cuando una relación es producto de una traición, el o la amante tiene la duda de cuán confiable es la pareja.

Anahí Navarro, psicóloga y especialista en sexología, advierte de antemano que la sola desconfianza vulnera el amor y si ésta es evidente a raíz de ciertas señales, entonces la relación no tendrá futuro. “Existen muchos obstáculos desde el inicio”. La sensación de que dejó a su pareja para estar con la persona con la cual se cometió la infidelidad genera culpa, miedo y desconfianza, todos estos sentimientos van en desmedro de un vínculo amoroso sano, detalla.

Sin embargo, no todos los amores de este tipo comienzan con la semilla de la duda, pues el que la pareja tomara la decisión de concluir con su anterior compromiso y formalizar la nueva relación es una clara prueba de interés y amor. “Así que es importante evitar controlarla y perseguirla, pues esto no ayuda a fortalecer el nuevo noviazgo”, comenta Ordóñez.

En ocasiones se usa el control a título de protección, pero es un pretexto para mitigar el miedo a que pueda pasar lo mismo, es decir que la pareja sea infiel, dice la terapeuta.

Navarro coincide en que no ayuda el ejercer control ni tampoco el poner  pruebas. “No es bueno pedir demostraciones de amor, porque aunque suene redundante la base de cualquier relación es la confianza”.

Por su parte, la sexóloga recomienda reforzar el conocimiento mutuo, pues ambos se vincularon en una situación negativa y compleja, en base a una deslealtad. “Deben conocer más el uno del otro, tanto defectos como virtudes”, solo así se puede saber con quién está uno y las causas de ciertas conductas; esto da paso o no a construir la confianza en el otro.

Y si realmente no se le puede dar un voto de fe, Ordóñez advierte que nacerán los celos, nocivos en toda relación pero en particular en este tipo de vínculos, en los cuales también pesa, y mucho, la inseguridad.

No todo está perdido. Hay que diferenciar si la pareja fue infiel una vez o es un comportamiento recurrente. Puede que las cosas no funcionen en alguna ocasión y si es el caso, lo aconsejable es cerrar la puerta a lo que haya pasado y afrontar el hecho de que la relación nació de una infidelidad, esto ayudará a definir maduramente cuáles son las metas en la nueva etapa sentimental.

Pero, si es reincidente, alerta. Las especialistas recomiendan analizar a fondo si vale la pena seguir con una persona que acostumbra engañar y mentir, pues nada raro que lo hará de nuevo.

Refuerza la confianza

Comunicación: Expresar los sentimientos, sin reclamos ni quejas, es vital en una relación de pareja, pues ayuda a conocerse y a confiar.

No tocar el tema: Es bueno aceptar el cómo se inició todo, pero no vale la pena mencionarlo una y otra vez, pues desata conflictos.

Dejar los miedos: El temor nace por inseguridad, evita pensar que tiene algo mejor.

Reproches: En toda pareja existen discusiones, pero evita el reprochar la decisión que tomó para estar contigo.

Respetar la privacidad: Una muestra de duda es cuando vulneras la privacidad de tu pareja, esto conlleva a discusiones y a ocultar cosas.

Comparación: Renuncia a comparar tu relación actual con la que tu pareja tuvo antes. Aquí nacen los celos.

Fuentes: Elizabeth Ordóñez (Psicóloga especialista en terapia de Pareja) y Anahí Navarro (Psicóloga especialista en Sexología)

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia