Mía

Mi hijo está enamorado de su maestra

Los niños idealizan la figura del profesor, siempre que éste sea bueno y divertido

Figura sustituta

Figura sustituta

La Razón / Érika Ibargüen Ayub / La Paz

04:57 / 01 de diciembre de 2011

“Mi pequeño de seis años no hace más que hablar de su maestra de curso y hasta la dibuja. Creo que me dejó en segundo plano y eso me molesta un poco”, cuenta Susan, madre de Sebastián.

Que tu niño o niña mencione todo el tiempo a su maestra o maestro es algo completamente normal, así que no hay razón para sentir celos. Al contrario, agradécele por ser especial con tu niño, pues además es algo eventual, dice la psicóloga María René Molina.

“Lo que pasa es que los pequeños llegan a idealizar a la persona que les enseña nuevas cosas y que más cerca está de ellos. Claro, esto depende de que la profesora sea cálida, cariñosa, divertida, amable y más aún si es bonita”, agrega.

Edad preescolarPor lo general esto sucede con los chicos de seis a diez años. Es algo muy parecido a la sustitución de la figura materna, lo cual sucede dentro de ese parámetro de edad. “En realidad ellos trasladan los sentimientos que nacieron en casa al sentirse enamorados de papá o mamá (complejo de Edipo), que eran sus modelos primarios, hasta la escuela, donde está el maestro o maestra y crean un lazo afectivo y de confianza con quien le dedica su apego y cariño”, expone la especialista.

Incluso sucede que muchas veces los pequeños defienden a capa y espada lo que la profesora les enseñó. Como padre quizá tropezaste con que tu niño, al pretender ayudarle a resolver la tarea a tu manera, se niega a hacerla si es que no se siguen al pie de la letra los pasos explicados por su maestra. “Lo chicos quieren agradar esa imagen que tienen de perfección y procuran hacer al pie de la letra lo que aprenden en la escuela”.

El niño actúa de acuerdo con lo que le provocan sus emociones, e incluso sus fantasías. Muchas veces les provoca abrazar a su maestra o maestro, más cuando se ha criado en un ambiente en el que aprendió a expresar lo que siente. “A veces pasa con aquellos niños que necesitan cariño y lo buscan con la persona que ha ganado su confianza”, enfatiza la psicóloga. Como fuere, es una buena oportunidad para hablar con tu hijo sobre el amor.

Causas variadasLa causa del apego de tu hijo o hija con su profesora o maestro puede ser variable, ya sea porque tiene carencias o necesidad de afecto o bien sólo por el hecho de experimentar toda la carga de sentimientos que tiene guardada dentro.

La persona perfectaDependiendo de cada caso, sin saberlo, tu pequeño empieza a idealizar a esa persona que se convierte en su ejemplo porque es perfecta ante sus ojos, aunque no lo sea. Debes explicarle que es su maestro y que al año siguiente puede no serlo, para que el separarse no le afecte tanto.

Identifica sus sentimientosObserva bien a tu hijo para saber qué está sintiendo. Puede que él mismo te lo diga. De todas maneras, es fácil identificarlo, por ejemplo, si se sonroja cuando hablas del maestro, si tartamudea o si, sin importarle, corre a abrazarlo.

Texto y Fotos: Érika Ibargüen Ayub. Fotos: Archivo Fuente: María René Molina, psicóloga

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia