Mía

Mi hijo quiere que acepte su adicción

Aunque lo haya confesado, no lo admitas como algo natural. Tu obligación es ayudarlo a salir.

Mi hijo quiere que acepte su adicción.

Mi hijo quiere que acepte su adicción. Foto: Internet

La Razón / Érika Ibargüen Ayub. Fuentes: Carlos Velásquez, Óscar Urzagasti y Mónica Soliz, psicólogos.

00:00 / 04 de octubre de 2012

“Varias  veces sentí un extraño olor en el cuarto de mi hijo, pero ahora, de forma muy educada, me ha pedido que acepte de una vez que fuma marihuana. Dice que es algo que no le hace daño y que lo tranquiliza. Además me aseguró que, si no lo entiendo, se irá de la casa, así tenga que dormir en la calle”, cuenta muy preocupada Carola (nombre ficticio).

Si te toca vivir una situación semejante, debes ser muy fuerte para manejar esta difícil situación. El psicólogo Óscar Urzagasti sugiere que lo mejor es marcar los límites y dejar las reglas claras las veces que sean necesarias, y que, bajo ninguna circunstancia, aceptes que tu hijo termine con su vida de esa manera.

A muchos padres les cuesta poner límites. Más fácil sería decir: “Si te hace feliz, adelante”, pero desde tu rol tienes responsabilidades con tu hijo.

“Algunas personas no se animan a decir las cosas como son por miedo a lastimar al otro. En este caso, no puedes socapar al menor sabiendo que lo que está haciendo está mal”, dice Urzagasti.Se debe tomar en cuenta que cuando un adolescente tropieza con las drogas no necesariamente es adicto —aclara— puede que sea la primera o segunda vez que la prueba. Pero si ha empezado y te lo dice es porque te pide a gritos que lo ayudes o te está dando un mensaje de que algo no está bien en su vida.

No te pongas como ejemplo con eso de que “cuando tenía tu edad, jamás se me pasó por la cabeza hacer eso”, dice el psicólogo Carlos Velásquez. “Al contrario, trata de encontrarle una salida. Y si no puedes solo, busca algún profesional”.

Peor sería, dice la psicóloga Mónica Soliz, ignorar que tu hijo está dañándose la vida. Ahora que lo sabes, bríndale la ayuda que necesita, lo que no significa aceptar que consuma sustancias controladas. “Opta por una terapia familiar para aprender a manejar esta situación”.

El error más grande que puedes cometer es acceder a que siga drogándose porque, de a poco y sin que te des cuenta, él se habrá convertido en un adicto y tú habrás sido cómplice. “Debes ponerte fuerte y, sin dudarlo, hablarle claro sobre el riesgo que corre su vida y prohibirle que lo siga haciendo, mucho más delante  tuyo”, dice la especialista.

Si el muchacho te lo ha contado y te ha pedido que lo dejes hacerlo, es porque de alguna manera está confiando en ti. Aprovecha esto para hablarle, dile que lo amas mucho, que sólo quieres su bien, que no permitirás que se haga daño y que por lo tanto lo ayudarás a salir de eso”, afirma Soliz.

Los psicólogos aconsejan mantener al adolescente ocupado, realizando actividades que le gusten,  mejor si es en compañía de una persona adulta y de confianza.

Antes de tomar la decisión de enviarlo a un centro de rehabilitación, entérate de lo que tu hijo piensa. Tal vez es algo eventual y no necesita de un tratamiento prolongado y extremo, sólo apoyo y cariño.

Apóyalo

No golpees ni corras a tu hijo de la casa porque en lugar de resolver el problema, lo empeoras. Analiza y entiende que te está dando un mensaje y te pide ayuda. Ante esto no respondas con una agresión.

Encarar

Si definitivamente comprobaste que está consumiendo drogas, debes encarar la situación de inmediato y no dejar pasar más tiempo. Las palabras de amor lo ayudarán a recapacitar sobre esto.

Terapia

Impulsa a toda la familia para que acceda a una terapia familiar. Si bien el o la joven necesita orientación, su entorno también debe saber cómo manejar esta situación sin empeorarla o cometer errores.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia