Mía

Mi hijo quiere cambiar de colegio

Antes de tomar una decisión tan importante, se debe llegar a los verdaderos motivos de esta solicitud

Puede darse el caso de que el cambio no baste para resolver el problema del niño.

Puede darse el caso de que el cambio no baste para resolver el problema del niño. Foto: Archivo

La Razón / Jorge Soruco / La Paz

00:00 / 12 de enero de 2012

“Paul me ha pedido por segunda vez que le cambie de colegio. A mí me parece que es una institución seria que le dará una buena educación, pero parece que se siente mal”, nos cuenta Carla Martínez, diseñadora de interiores, sobre su hijo de 11 años. Una solicitud de este tipo puede ocultar varios problemas ante los que tu vástago considera que está indefenso y que no puede resolver.

Las dificultades que tal vez enfrente van desde el acoso por parte de los compañeros y la dificultad de integrarse a los grupos hasta la mala relación con un profesor. Por ello, los psicólogos recomiendan que cuando el niño pide el cambio de establecimiento, primero hay que averiguar la razón.

“No se debe aceptar ni rechazar inmediatamente. Los padres deben ir al fondo del asunto, incluso si se tiene que ir al mismo colegio”, aconseja el sicoterapeuta Javier Elías.

Un elemento importante es la edad del escolar. Si el pedido proviene de un adolescente, puede ser señal de que tu hijo esté sufriendo un caso de bullying (abuso). “Los chicos y chicas a esta edad tienen grupos de amigos estables y no suelen querer el cambio para no alejarse de ellos, a menos que la situación en el colegio se torne insostenible”, advierte la sicóloga Mónica Quitón.

 Asimismo, la solicitud puede ser resultado de la actitud hostil o intolerante del plantel de educadores. En esta situación es posible que el padre tenga que constatar la situación por su propia cuenta, a menos que tenga una relación de mucha confianza con su hija o hijo.

Cuando se confirmen estas problemáticas, lo conveniente es aceptar la solicitud y cambiar de colegio. Se debe involucrar al afectado en la selección del nuevo centro.

Sin embargo, puede darse el caso en el que las razones son irracionales. Muchas veces los niños más pequeños buscan ir a otras unidades educativas porque sus amigos de barrio están allí o porque escuchó que tienen alguna ventaja que su actual centro no posee.

En estos casos, el sicólogo Carlos Velásquez recomienda hablar con los hijos y hacerles entender que dichos cambios no son factibles. Explicar las ventajas de la actual unidad educativa en la que está es una buena forma de tranquilizar a los chicos.

En el caso de adolescentes, la causa también puede ser el alejamiento de su mejor amigo. En este caso, se debe favorecer la continuidad de la amistad pese a la separación.

Retos

El que “tal profesor no me cae” no es un argumento válido. Si el padre cede, le enseñará al niño que puede evitar lidiar con personas que no le agradan. El menor debe aprender a tolerar a las diferentes personalidades con las que se encontrará a lo largo de su vida.

Cuándo cambiar

En ningún caso es recomendable hacer cambios de colegio en forma intempestiva durante la mitad del año. Es necesario que los niños terminen el curso, permitiéndoles hacer una despedida, tanto externa como internamente a nivel emocional, a fin de poder elaborar un cierre de esa etapa que finaliza.

Fuentes: Javier Elías, sicoterapeuta, Carlos Velásquez, sicólogo y Mónica Quitón, sicóloga. Con datos de: www.padresonones.es y www.entremujeres.com

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia