Mía

¡Mi hijo lo rompe todo!

Hasta los dos años, es normal, pues está explorando. Luego, debes investigar el verdadero motivo

Desarrollo infantil

Desarrollo infantil Foto: Érika Ibargüen Ayub

La Razón / Érika Ibargüen Ayub

00:00 / 22 de marzo de 2012

¿Tu niño rompe todo lo que encuentra a su paso? Si tiene menos de dos años, no te preocupes, porque a partir del año de vida ellos empiezan a explorar todo lo que llega a sus manos; examinan texturas, colores y formas. Como son chiquitos, muchas veces no agarran bien el objeto y se les cae.

“Si tu niño después de los tres años sigue rompiendo las cosas, debes hacer un seguimiento”, dice el psicólogo Alexis Olivares. Pueden existir diferentes razones, por ejemplo: la falta de una buena motricidad, que copia todo lo que ve en casa, o que simplemente quiere llamar la atención”.

“Es normal que cuando empieza a explorar desmenuce todo lo que tiene entre las manos, pero no con el afán de romper o destruir, sino más bien de conocer más”, dice el especialista. Lo peor que puede hacer un padre es decirle “no hagas”.

Cuando pasan la etapa de la exploración y continúan rompiendo los objetos, pero de manera intencional, es porque algo raro está pasando. Puede ser que en la casa sea testigo de actos de agresividad y los esté imitando o, porque como los padres no parecen darle el tiempo que requiere, el hijo ve la manera de llamar la atención para que se ocupen más de él.

“Después de los tres años edad empiezan a tener un desarrollo y pensamiento lógico (aunque no es una norma) y se dan cuenta del valor económico y afectivo de las cosas, por eso las cuidan o las destruyen. Esa última actitud es muchas veces en demanda o respuesta a algo que no les agrada”, agrega Olivares.

La psicóloga Bitia Vargas coincide con Olivares en que los niños que rompen juguetes o cualquier otro objeto antes de los tres años no conocen el valor que tienen las cosas. “Después de esa edad comienzan a tener  la capacidad de escoger los objetos con los que quieren jugar, se apropian de ellos y los cuidan más”, argumenta.

La experta agrega que los pequeños, además de explorar, analizan si los padres tienen límites o no y hasta dónde puede llegar esa tolerancia. “Botan las cosas para ver cómo reaccionan los padres (causa y efecto), esto refleja la manera en que el niño es criado dentro de una familia”, dice Vargas. En un principio, y hasta ver qué es lo que en realidad sucede, se debe mantener la tolerancia y luego, si ya es capricho, corregir esa actitud aclarándole que no está bien.

Tener cuidado No dejes a su alcance objetos de valor afectivo o económico. Si tu hijo los rompe es culpa tuya por no guardarlos bien y en el lugar que corresponde. No olvides que además puede causarse algún daño físico si lo que toca es pesado, duro o tiene alguna punta.

Educar a tiempoComo padre, tienes la obligación de educar a tu hijo y explicarle, cuando tenga la capacidad de razonar, que hay cosas que no se deben tocar y que sólo puede mirarlas. No vaya ser que asistas a una invitación y, en un descuido, tu pequeño jale el mantel donde se encuentra el valioso jarrón que decora la mesa.Problemas

Procura manejar tus problemas amorosos, económicos o de trabajo lejos del menor, así evitarás que el pequeño sea testigo de tus momentos de furia o desesperación y que en lo posterior intente imitarte, buscando alguna forma para desfogar su enojo momentáneo.

Fuentes: Bitia Vargas y Alexis Olivares, psicólogos.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia