Mía

Mi hijo nos sorprendió en la intimidad

Una explicación clara y oportuna le dará tranquilidad y le ayudará a entender que hay varias formas de expresar el amor.

Mi hijo nos sorprendió en la intimidad. Foto: Internet

Mi hijo nos sorprendió en la intimidad. Foto: Internet

La Razón / Érika Ibargüen Ayub / La Paz

00:00 / 28 de marzo de 2013

Es más común de lo que imaginas. La probabilidad de que tu niño te descubra en la intimidad con tu esposo es elevada, por tanto debes estar lista para reaccionar con sabiduría y sobre todo hacerle entender que al tratarse de una demostración de amor no debe tener miedo pues nadie sale lastimado.

De hecho, todo debe comenzar con hablarles a tus hijos desde temprana edad sobre sexualidad para que —si ocurre lo anterior— no se atemoricen, afirma el psicólogo Alexis Olivares.

¿Y qué decirle? El especialista recomienda usar una frase como la siguiente: “La vez pasada entraste a nuestra habitación, ¿qué pensaste que estábamos haciendo?” Según la respuesta del niño, háblale en tono dulce y amable y explícale que papá y mamá se daban caricias y besos porque se quieren mucho.

No obstante, todo dependerá de la edad de tu hijo. Por ejemplo, si tiene menos de ocho años, lo ideal sería decirle que ya que es usual que los padres o adultos se acaricien para expresar su amor —“lo cual es muy bonito pero privado”— de ahora en adelante siempre que desee entrar en tu habitación debe tocar la puerta, se lee en ertolete.wordpress.com.

Si tiene más de ocho años o ya posee algo más de información acerca de cómo se vive la sexualidad, es recomendable hablar con franqueza y decirle directamente que sus padres hacían el amor, lo cual implica acariciarse, besarse, decirse cosas bonitas y unir los cuerpos.

Sin embargo, la psicóloga Mónica Soliz advierte que el hecho de que tu hijo ya entienda y sepa lo que puede suceder en la intimidad no implica que te dejes llevar por la pasión y creas que puedes tener relaciones sexuales en cualquier momento y lugar de la casa, ya que ellos merecen respeto y todo tiene su tiempo.

Para avivar la llama y hacer todo más divertido, sugiere visitar otros lugares. “Pueden ir a un motel por ejemplo, o esperar a que el pequeño vaya de visita a casa de la abuela o de algún compañerito. Lo otro es esperar a que esté completamente dormido por la noche y no olvides cerrar tu habitación con llave”, dice.

Lo que nunca debes hacer es castigarlo “por haber visto lo que no debía”, pues el niño no lo premeditó y a la larga acciones como ésta sólo generan la idea equivocada de que el intercambio de amor y caricias entre papás es algo malo, cuando en realidad es hermoso.

Puede ser también que el niño se asuste y crea que durante el contacto físico alguno de los dos resultó lastimado. Si esta idea no se le quita, visita a un especialista para que lo ayude a superar esta situación.

Habla claro

Explícale desde pequeño las diferencias ente hombre y mujer y cómo funciona una relación. Así será más fácil entrar en detalles si los descubre en la intimidad. Si esto pasa de sopetón le causarás un gran susto, decepción y estará lleno de incógnitas.

Sé precavido

Lo ideal es que tu hijo tenga su propia habitación y si deseas pasar una noche de pasión con tu pareja, mejor echa llave la puerta. Si de cualquier modo tu hijo los descubre, habla con honestidad sobre lo que hacían y refuerza la idea de que siempre debe tocar la puerta de una habitación cerrada.

Si te escuchó

Si no te vio pero escuchó que ambos emitían ciertos ruidos, también debes aclarar lo que sucedía, así no pensarán de que se trataba de una agresión. Podrías decir algo así: “Cuando los papás están juntos, sienten emociones y hacen ese tipo de ruidos”.

Fuente: Alexis Olivares y Mónica Soliz, psicólogas. Con datos de: http://ertolete.wordpress.com

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia