Mía

No dejes de ser tú misma

Si tu relación se transforma tóxica, empezarás a sentir miedo a la pérdida, malestar y falta de desarrollo personal. Por lo tanto, es necesario que aprendas a detectar las luces rojas que indican un peligro inminente.

Desarrollo constructivo de una mujer.

Desarrollo constructivo de una mujer. Foto: Internet

La Razón (Edición Impresa)

00:00 / 30 de abril de 2018

Una relación de pareja puede ser un espacio de estímulo, gratificación y realización, pero también una cárcel voluntaria, generadora de desánimo, temores y frustración. La diferencia entre el cielo y el infierno en tu vínculo amoroso dependerá del grado de apego que tengan, es decir de la distancia que mantengas con tu pareja.

Si tu relación se transforma tóxica, empezarás a sentir miedo a la pérdida, malestar y falta de desarrollo personal. Por lo tanto, es necesario que aprendas a detectar las luces rojas que indican un peligro inminente.

Normalmente, en una relación amorosa existe un cierto apego; no obstante, al igual que sucede con el colesterol bueno y con el malo, existe un apego positivo y otro negativo.

Mientras el primero es un sentimiento de armonía con el otro, que produce bienestar y te permite manejarte con libertad, el apego negativo es un deseo de fusión absoluta, que te genera un creciente malestar y toda una serie de sentimientos desagradables.

Por lo tanto, querida amiga, debes prestar mucha atención a tu comportamiento. Si la frase que pronuncias con más frecuencia es “no puedo vivir sin ti”. ¡Alerta!Si tienes un sentimiento de inferioridad respecto a tu pareja vas por mal camino. Si tienes dificultad para tomar decisiones sin consultar, si sientes celos excesivos y estás en permanente estado de sospecha y con miedo a la pérdida, si tu inseguridad te hace preguntar a cada rato ¿me quieres?, o si te comparas permanentemente con otras personas para saber a quién prefiere tu pareja... has llegado al límite y es momento de que comiences a buscar ayuda profesional.

Recuerda que las causas del apego excesivo tienen que ver con una baja autoestima. Si estás relacionada de esta forma, sentirás que el amor de tu pareja es una suerte de “equivocación”, y que cuando se dé cuenta, necesariamente te va a dejar.

Esta forma errónea de vínculo está impulsada por los modelos aprendidos y también por el entorno cultural, a través del difundido mito del amor romántico, el cual sostiene que amar es ser “uno” a través de una gran fusión de ambos componentes de la pareja, sin ningún tipo de distancia.

Mujer, libérate de este sentimiento y comienza a disfrutar de tu relación sanamente. Para no caer en esa trampa te sugiero que realices periódicamente un “análisis de apego”, y ante los primeros síntomas de exceso, comienza una dieta rica en autoestima y actitudes positivas.

Debes aprender a compartir sin olvidar tu individualidad, para dar y recibir en igual medida, y tener proyectos comunes, pero también propios. Ten en cuenta que una pareja sana está compuesta por dos personas que se aman y no por una fusión enfermiza de dos seres asfixiados.

Nunca entregues las riendas de tu vida, ya que una pareja es alguien que te acompaña en el camino, pero no debe reemplazar tus propias iniciativas. Y recuerda mujer, que tú eres la persona más valiosa del mundo.

Recuerda...

❍ Nunca te olvides de mantener una distancia óptima a través del necesario aprendizaje y de un permanente monitoreo de la relación.

❍ Por más bien que estés, siempre haz algo que te apasione y que te brinde satisfacción fuera del ámbito de tu vínculo amoroso.

❍ No te alejes de tus amigos o de tu familia de origen.

❍ Trabaja por ser un poco más independiente cada día.

❍ No aceptes una pareja que no te produzca bienestar, ya que si lo haces, entrarás en un círculo tóxico del que te resultará difícil salir.

❍ Mantén siempre una actitud positiva frente a la vida.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia