Mía

Tu mimado también siente amor

Perros y gatos sí son cariñosos con otros animales y aún más con el humano que lo cuida. Lo expresan al batir la cola.

Tu mimado  también siente amor. Foto: www.fondoswiki.com,  k

Tu mimado también siente amor. Foto: www.fondoswiki.com

La Razón (Edición Impresa) / Andrea Azcui A. / La Paz

00:00 / 17 de septiembre de 2015

Abres la puerta de tu casa y tu mascota salta y mueve incansable su cola. Está feliz de verte. Entonces, se puede decir que te ama. Es verdad, los animales tienen sentimientos parecidos a los de las personas.

“Si hablamos sobre lo que vemos, vivimos y sentimos con las mascotas podemos decir que sienten amor, miedo, alegría. Los animales tienen apegos y generan vínculos, tanto con otros animales como con los humanos que lo cuidan”, dice el veterinario Gustavo Villarroel.

Con él coincide su colega, Mariana de la Peña: “Claro que sienten amor. Los perros sienten amor puro, noble y fiel hacia el humano responsable de él, lo mismo sucede con los gatos. Incluso, entre perros y gatos hay casos de compañerismo y empatía gracias a la convivencia. Los animales pueden sentir cariño por ejemplares de su misma especie y de otras distintas”. Y no solo sienten, sino que expresan afectos. Por eso, cuando estás triste, tu peludo se acomoda cerca de ti como muestra de solidaridad.

Aunque los animales se manejan por instinto parece que también se enamoran. “Una cosa es cuando la hembra entra en celo y atrae a los machos para aparearse y reproducirse, y otra, el enamoramiento. Perros y gatos tienen sensaciones similares al humano. Cuando los humanos nos enamoramos hay un intercambio químico y físico en el sistema nervioso que nos lleva a sentir amor”, explica Villarroel. Lo mismo pasa con los animales domésticos que se muestran cariñosos, mueven la cola, te pasan su pelota y su comida “y hasta muestran desesperación, algo que se asemeja al enamoramiento humano”.

En el mundo salvaje existen especies de aves como “los pingüinos, loros, cisnes y el cóndor negro, entre otras, que eligen una pareja para el resto de su vida, con ella arman un nido, cuidan y empollan sus huevos, y crían a sus pichones. Y la gran mayoría, en la circunstancia de ‘enviudar’ no vuelve a buscar una nueva pareja”, comenta De la Peña. Una verdadera muestra de amor fiel y eterno.

Fuente: Mariana de la Peña (ServiVet, calle Tomás Monje esq. calle 17 de Obrajes) Gustavo Villarroel (Lazzie, Av. El trompillo 300 sobre el segundo anillo).

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia