Mía

El sacrificio por amor

El amor es uno de los sentimientos más idealizados. Si se cree que cuando es verdadero es incondicional, entonces es fácil caer en ciertas situaciones. Tú no debes sacrificar tu bienestar por nada ni por nadie. El amor es de ida y vuelta.

El sacrificio por amor.

El sacrificio por amor. Foto: Internet

La Razón (Edición Impresa) / Rubén García*

00:00 / 22 de enero de 2018

Muchas mujeres crecen entre imágenes novelescas escuchando repetidas frases de renuncias por amor. Así, casi sin darse cuenta, maduran idealizando al amor, como si éste fuera la única salvación de sus vidas.

Entonces, se vuelven incondicionales al amor, dan todo por él y esperan todo de él; quedando atrapadas en una gran red de expectativas mutuas con la pareja. Y, en muchas ocasiones, lo único que terminan recibiendo de una pareja formada a partir de expectativas irreales es dolor, angustia y frustración.

En un proceso como éste, la magia desaparece y en lugar del ‘porque te necesito te amo’,  terminan ‘amando porque lo necesitan’; por miedo a la soledad o por no animarse a enfrentar la vida y a vivir lo que sienten o lo que sueñan.

Entonces aparece la decepción y terminan siendo lo que el otro espera que sean; renunciando a su individualidad, libertad y anhelos.

El amor es uno de los sentimientos más idealizados. Si se cree que cuando es verdadero es incondicional, entonces es fácil caer en ciertas situaciones: ‘Te quiero aunque me desvalorices o me pegues’, ‘Te quiero aunque me asfixies controlándome’, ‘Te quiero aunque te enojes si no te doy la razón en todo’…

Como no les gusta que su pareja se sienta mal, se someten a su voluntad. Pregúntate si éste es realmente el amor que quieres vivir…

Cambia tu perspectiva y deja de lado el concepto de sacrificio.

Tú no debes sacrificar tu bienestar por nada ni por nadie. El amor es de ida y vuelta.

Si estás en pareja, que sea para sentirte querida y respetada en todo momento, aun cuando estén enojados. Dos personas que se acompañan, disfrutan y crecen entendiendo que solo se ama verdaderamente a quien no se posee. Considera que las únicas expectativas que debes complacer son las tuyas.

Hazte fuerte, ya que la sumisión nace del temor a no complacer, del miedo a no ser querida. Recuerda que la cualidad más atractiva del ser humano es la dignidad.

Habla de lo que sientes y reacciona. Ten en cuenta que cada decisión que tomas puede ser para disfrutar o sufrir, para crecer o estancarte. Mujer, naciste para ser feliz… no lo olvides nunca.

Tú y solo tú eres responsable de tu bienestar personal.

Para tener en cuenta:

  • Las canciones románticas no siempre son un modelo para tu vida.
  • ¡Cuidado! Con el sacrificio desaparece la magia y aparece la decepción.
  • Despierta y no estés en deuda con nadie más que contigo.
  • Aprende a reconocer y valorar tus necesidades personales.
  • Anímate a enfrentar la vida y a vivir lo que realmente anhelas.
  • Nunca renuncies a tu individualidad, a tu libertad y a tus sueños.
  • Recuerda que el amor solo se puede sentir y vivir en libertad.
  • Estar en pareja supone compartir lo que eres, lo que deseas y disfrutar juntos los logros y las elecciones individuales.
  • Sigue tu intuición y cree en aquello que sientes.
  • Cada día vive, ríe y ama.

*Coach personal-especialista en problemática de la mujer y de la pareja - www.superarse.net

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia