Mía

Por qué las mujeres confunden el sexo con amor

La necesidad afectiva en la mujer se sobrepone a la  física.En el hombre sucede lo contrario debido a que es más hormonal

Relación de pareja

Relación de pareja Foto: Archivo

La Razón / Érika Ibargüen Ayub.

00:00 / 10 de mayo de 2012

“Después de salir con un chico por una semana, acabamos juntos en un motel. Desde entonces lo he estado llamando y no he tenido respuesta. Esa actitud me demuestra que no siente nada por mí”, comenta Carmen, una universitaria de 23 años. ¿Por qué las mujeres confunden el sexo con el amor? Pues, porque por naturaleza son más sensibles emocionalmente que los hombres, mientras éstos son más hormonales y no tienen necesidad de pensar mucho para notar la diferencia.

“Es cuestión de género”, dice la psicóloga Susana Saenz, y aclara que las mujeres por naturaleza se dejan deslumbrar con el hombre con el que se acuestan y ven en él una posible pareja.

“En realidad, la mujer siempre está buscando compañía, afecto, alguien con quien compartir. Es más demandante afectivamente, mientras que los varones se quedan simplemente con lo físico y con el momento vivido”.

Sin embargo,  la especialista aclara que en ambos casos, tanto en mujeres como en varones existen excepciones. “Hay hombres que también pueden enamorarse de la chica con la que se  acostaron (lo que sólo era sexo, puede convertirse en amor) y hay de las chicas liberales que, gracias a su independencia económica y profesión, se sienten seguras de elegir quién va a ser su pareja sexual eventual, y cuál la fija, sin sentir ninguna culpa. Estas mujeres no se enganchan del primero con el que se acuestan”, comenta la especialista.

A pesar de esto, reconoce la psicóloga, la constitución subjetiva de las mujeres hace que haya una necesidad y tendencia afectiva que se sobrepone a la necesidad física. “Una mujer no se va a acostar sólo porque tiene ganas. Tiene ganas, pero además necesita estar y compartir con alguien y esto es por las necesidades  emocionales que tiene de tener una pareja y porque así es su estructura femenina”.

La sociedad machista en la que vivimos hace que la mujer tenga esa necesidad. Es mucho más factible que se enamore del hombre con el que se acuesta, aunque en un principio puede ser sólo sexo, pero después es muy posible que se convierta en amor.

Éste es el rol de las mujeres ante inhibiciones y tabúes que existen en la sociedad. “Para la mujer no existe el sexo libre, si hablamos fríamente, porque no está bien visto por la sociedad, en  seguida, se siente juzgada y desvalorizada. En cambio no se ve mal que un hombre hable de haber tenido sexo con muchas mujeres”, explica Saenz.

En cambio, para el psicólogo Guillermo Soria se trata sólo de un mito social. “Muchas veces, las personas son criadas en familias que consideran que el acto sexual está relacionado netamente al amor. Por ello sus hijas piensan que sólo deben tener relaciones con la persona que aman”.

Las mujeres que piensan así son víctimas de un mito muy estrecho que les dicta qué hacer, qué pensar y qué sentir y casi siempre concluyen señalando ‘estuve con esa persona y no puedo ni debo alejarme de él porque estoy enamorada’, ejemplifica el especialista.

Este mito afecta, tanto a ellos como a ellas, pero como vivimos en una sociedad machista, es más común en las mujeres. “Existe el mito de que el hombre piensa que la mujer es un instrumento sexual. Por eso, se piensa que los hombres tienen relaciones sin mucho compromiso”, agrega Soria.

Eso no necesariamente es así. Sucede que el varón también suele enamorarse y desea formar una familia, pero no se compromete por ‘el mito del machismo’, dejando a una pareja y haciendo que prevalezca una creencia.

Afortunadamente, en la actualidad, muchos hombres y mujeres ya llevan una vida simétrica y actúan, piensan y sienten de manera muy parecida, por lo que conocer la diferencia entre sexo y amor se hace más fácil cada día.

Pasional e impulsivo

La mujer es pasional, el hombre impulsivo. Este último no piensa mucho antes de tener sexo con la que le parezca atractiva. En cambio, ellas son más selectivas, no se acuestan con cualquiera.

Amor confuso

Para la mujer, el sexo puede llevarla al enamoramiento y confundir pasión con amor. Si esto la lleva al matrimonio, podría fracasar por incompatibilidad de caracteres, ya que satisfecha la pasión, no existe nada más.

Algo espiritual

El amor es algo espiritual y el sexo es fí­sico. Si se unen los dos, se puede llegar a formar la pareja. Esto se puede confundir porque al desear sexualmente a alguien, de alguna manera también nos gustaría amarla y poder hacer una vida juntos.

Sexo por amor

Los hombres dan amor por sexo y las mujeres dan sexo por amor. Por ello, luego de tener una relación, ve si la relación fluye en otro ámbito o si ha sido solo un momento de pasión, no te hagas falsas ideas.

Fuente: Susana Saenz y Guillermo Soria, psicólogos.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia