Mía

No seas el papá de la escopeta

¿Celos? Deja que tu hija crezca sin atrasar su desarrollo. Conoce mejor al pretendiente.

No seas el papá de la escopeta. Foto: Eduardo Schwartzberg

No seas el papá de la escopeta. Foto: Eduardo Schwartzberg

La Razón (Edición Impresa) / Érika Ibargüen Ayub

00:00 / 13 de marzo de 2014

Si te cuesta  asumir que tu hija está creciendo y te ocupas de espantarle los novios y amenazarle con que “si viene uno a la casa, lo sacarás a escopetazos”, en realidad estás atrasando su normal desarrollo. El ciclo de la vida familiar no se detiene y trae modificaciones que aunque incomoden, deben suceder. Si tu niña está pasando a ser adolescente y se siente atraída por un amigo que además le corresponde, no te vayas a convertir en el papá que vivirá escondido detrás de las cortinas y vigilando.

“Lo que debes hacer es hablar con tu hija sobre sexualidad y los ciclos de la vida desde que es muy pequeña y no esperar a que tenga 12, 13 o 14 años. Explícale los riesgos a los que se expone y cómo prevenirlos, cuándo decir no o cuando sí”, recomienda el psicólogo especialista en niños Alexis Olivares.

Es importante impartir conocimientos en el momento adecuado, dejando siempre claras cuáles son las reglas, normas y valores. “Si la muchacha ha comprendido lo enseñado, no habrá  que preocuparse mucho, porque ella sabrá actuar adecuadamente en el momento en que esté sola con algún muchacho y esto le dará tranquilidad al padre”, agrega el experto.

Un padre debe inspirar confianza, no miedo. “Si pese a esto, él la persigue, indaga entre sus cosas, ahuyenta a sus admiradores y se convierte en su sombra, habrá que trabajar con él, pues resulta que hay celos enfermizos y esto solo demuestra inseguridad con uno mismo”, recomienda la psicóloga Mónica Soliz.

Un factor que cambia en el desarrollo del ciclo de la vida es la independencia de cada miembro de la familia. Es normal sentir celos de alguien a quien quieres mucho, pero siempre que no sea dañino ni patológico y no afecte a la otra persona.

“Si el papá es una persona cerrada y los celos lo matan, significa inseguridad en sí mismo, porque teme perder un amor que en realidad es incondicional”, expresa Soliz.

Por lo general, es mejor que sea el padre el que hable con la muchacha sobre estos cambios naturales en su vida emocional, pues la hija sabrá que le habla con experiencia. Si lo hace la mamá, muchas veces creen que solo es por limitar su vida.  “Él tiene la capacidad de explicarle cómo suelen actuar algunos muchachos porque él lo vivió.  La idea no es restringirla, sino enseñarle a prevenir ciertas cosas, esto no significa dejarla a su libre albedrío”, manifiesta Olivares.

  • Oportuna

Una charla oportuna ayudará para reflexionar y actuar con responsabilidad. Si tu hija ya recibió esa lección, déjala crecer y dale la confianza para que acuda a ti si llega a necesitar de alguien.

  • Valores

Si le enseñaste a que respete su cuerpo, a que no cualquiera puede tocarla y lo aprendió, deja que tenga nuevas experiencias, de seguro sabrá cuidarse.

  • Información

Si la niña de tus ojos ya eligió con quién salir, invita al chico a casa para conocerlo mejor. No hagas de policía, solo infórmate de lo necesario y dales su espacio dentro de lo razonable.

Fuentes: Alexis Olivares y Mónica Soliz,  psicólogos.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia