Mía

Apoyo niño con déficit de atención

Por lo general, los profesores de pre kínder y kínder son quienes se dan cuenta de que un alumno tiene déficit de atención. En cambio para los padres no es fácil porque están acostumbrados a cierto comportamiento del niño y pueden suponer que es normal o que simplemente es distraído o inquieto.

Déficit de atención en los niños.

Déficit de atención en los niños. Foto: Internet

La Razón (Edición Impresa) / Beatriz Andrade D.

09:06 / 05 de febrero de 2018

No atiendes”. “Otra vez olvidaste la tarea”. “Quédate quieto”. “No interrumpas”. Ésas son frases que muchos niños y adolescentes escuchan de sus profesores. Los constantes reclamos sobre su conducta y rendimiento escolar pueden mostrar un TDAH, siglas que se refieren al trastorno por déficit de atención con o sin hiperactividad.

Ésta es una patología psiquiátrica, la padece entre un 2 y 5% de la población infantil, según la Federación Española de Asociaciones de Ayuda al Déficit e Hiperactividad (FEAADAH).

Por lo general, los profesores de pre kínder y kínder son quienes se dan cuenta de que un alumno tiene déficit de atención. En cambio para los padres no es fácil porque están acostumbrados a cierto comportamiento del niño y pueden suponer que es normal o que simplemente es distraído o inquieto.

Sin embargo, en el colegio, donde se desarrollan actividades para el aprendizaje y, particularmente, en nivel inicial, es evidente y fácil de detectar ya que el niño se mueve sin objetivo, no puede estar sentado, no atiende, se distrae fácilmente y si se concentra lo hace en lo que le llama la atención, explica Susana Corvalán, coach y educadora diferencial.

Para salir de dudas, es recomendable recurrir a un neurólogo, ya que el TDAH “se trata de una inmadurez biológica la que se diagnostica a través de encefalogramas y dependiendo del nivel —que va desde el leve hasta el complejo— se determina el tipo de apoyo o tratamiento necesario”, explica la especialista.

“Los TDAH leves se trabajan con tratamiento psicoterapéutico y, en los complejos, es necesario un tratamiento con fármacos”, dice Corvalán, quien recomienda, en casos leves, reforzar las funciones básicas del estudiante, “como enseñarle a concentrarse, por ejemplo, trabajar figura y fondo, secuencia, percepción visual, etc. Esto paralelamente al contenido del grado escolar al que pertenece el estudiante”.

Para cuadros complejos de TDAH  es necesario tratamiento farmacológico y apoyo de terapia psicopedagógica, en la que se atiende el problema de aprendizaje. “Se desarrollan herramientas para superar esos problemas. Como estrategia, por ejemplo, crear el hábito de dejar siempre en un mismo lugar la llave, salir horas antes para llegar puntuales, porque generalmente dan vueltas sin concretar cosas. Eso sí, una persona con esta deficiencia tiene mucha genialidad”.

No es tontera ni flojera, solo que no encajan en sistemas educacionales convencionales y para ayudarlos en su rendimiento escolar es importante darse cuenta del TDAH de manera temprana. “Hay test para detectar esto y por lo general lo hacen los profesores”, dice la especialista en educación diferencial, quien aconseja a padres y profesores sumar esfuerzos y crear hábitos en los niños, aprender a aprovechar los momentos de atención y concentración que tienen y recurrir a otros canales de aprendizaje como el juego. Entonces, el colegio será una etapa gratificante para estos niños.

Fuentes: Susana Corvalán (educación diferencial) Fundación Cadah, www.feaadah.org, eltiempo.com

Técnicas de ayuda

• Modificación de conducta: reforzamiento positivo, sistemas de economía de fichas, modelado y otras.

• Entrenar al estudiante en autocontrol, resolución de problemas, habilidades sociales y técnicas de relajación.

• Definir entre alumno y profesor, los objetivos a corto y largo plazo, tanto a contenidos curriculares como a su conducta en clase.

• Adecuar el entorno y controlar el nivel de distractores en el aula, situando al estudiante en un lugar donde pueda ser supervisado y alejado de estímulos que lo distraigan.

• Reducir o simplificar las instrucciones; éstas deben ser breves y claras.

• Complementar las instrucciones orales con instrucciones y recordatorios visuales.

• Motivar al alumno, ofreciendo retroalimentación frecuente sobre sus mejoras y esfuerzo.

Fuente: Guía de Práctica Clínica sobre el Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH) en Niños y Adolescentes. Información para pacientes, familiares y educadores.

Fotos: Internet

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia