Mía

Una peleíta de pareja siempre viene bien

Discutir por alguna razón con tu pareja sin que se llegue a la agresión física o verbal  es algo muy natural y hasta necesario

Fortalece tu relación

Fortalece tu relación Foto: Archivo

La Razón / Érika Ibargüen Ayub.

00:00 / 19 de abril de 2012

“Creí que mi relación de pareja era un ejemplo debido a que ni mi esposo ni yo provocábamos una pelea nunca. En realidad, la indiferencia se fue apropiando de esto y, sin que nos diéramos cuenta, terminamos en divorcio”, cuenta Tania (38) trabajadora bancaria.

Aunque muchas parejas creen que la clave de una buena relación es evitar peleas conyugales, estudios realizados por la Universidad de Washington sobre parejas recién casadas confirman que, evidentemente, la violencia física o verbal no es aceptable, pero las discusiones comunes de pareja en realidad son positivas, porque demuestran interés del uno al otro y fortalecen la relación.

“Llevo más de 12 años casada y en ese tiempo debimos discutir unas diez veces, nada grave. Creo que nuestras personalidades son muy similares y siempre estamos de acuerdo en casi todo”, cuenta Yasmín (34), quien reconoce que esto se tornó monótono.

“Una pequeña discusión, en el marco del respeto, muestra el interés que tiene el uno sobre el otro. Ésta puede tener que ver con celos, preocupación, extrañar al ser amado si tarda mucho en llegar, o tan absurda como el pretender abrigarla por el clima frío y que ella traduzca esta acción como respuesta a los celos incontrolables que siente él”, ejemplifica la psicóloga Eliane Barbosa. Si actuamos con madurez sabremos que él sólo quiere que ella evite un resfrío. “Cuando lleguen a entenderse habrá una reconciliación y esto alimenta la relación”, dice Barbosa.

La revista Selecciones, en un artículo denominado Mantenga la felicidad del matrimonio, publicado ­el año pasado, señala que los científicos identificaron  indicadores sencillos que pueden ayudar a detectar una posible crisis con tu pareja mucho antes de que la relación se arruine. Por ejemplo, está el apreciar lo positivo y tomar las cosas con humor.

El estudio citado antes indica que lo importante no es lo que se dice, sino cómo se dice: “En un 90% del tiempo, el énfasis que se pone al hablar puede predecir correctamente el éxito o el fracaso de un matrimonio”, dice el artículo y sugiere plantearse algunas preguntas para evaluar cómo va tu situación.

¿Evitas las discusiones? Es un error juzgar a una pareja por la cantidad de tiempo que discute sobre todo al principio. En toda relación de pareja llegan momentos en que se dan las discusiones, esos momentos en que cada miembro de la pareja ve las cosas de forma diferente y, por tanto, defiende una opinión que muchas veces desemboca en una pelea. Esto realmente es algo muy normal.

A veces, la diferencia entre una buena y una mala pelea puede depender de cómo es que empieza.

Finalmente, tener la primera pelea también puede ser bueno, esto significa que ambos se sienten lo suficientemente cómodos como para estar en desacuerdo con ciertas cosas y pueden expresar sus opiniones honestamente. Si superan esta primera pelea, saldrán victoriosos como una pareja más fuerte. Lo importante es saber pelear adecuadamente.

Fuentes: Eliane Barbosa, psicóloga. “Mantenga la felicidad del matrimonio”, condensado por Selecciones de de “For Better, The Science of a goog marriage.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia